Realizar el Tour de Francia sería «un desastre», dice experto en salud

abril 16, 2020

Devi Sridhar, asesor del gobierno escocés sobre la pandemia del covid-19, fue tajante

 

París, Francia



Celebrar el Tour de Francia en las nuevas fechas previstas «sería un desastre y lo mejor sería cancelarlo» por el riesgo de contagio del coronavirus.

Así de tajante se muestra Devi Sridhar, uno de los principales expertos en salud pública mundial, también asesor del gobierno escocés sobre la pandemia de covid-19.

Sridhar, presidente de Salud Pública Global de la Universidad de Edimburgo y uno de los expertos más destacados en estrategias de prueba para combatir la pandemia de coronavirus, advirtió que el Tour podría impulsar otra propagación del virus en Europa.

«Es una decisión dolorosa, pero no tienen otra opción. Lo más inteligente es cancelar este año», dijo Sridhar a Cyclingnews.

Según el experto, «la organización del Tour tiene que sopesar los riesgos contra los beneficios. Miles de personas de todo el mundo, reunidas, moviéndose, de pueblo en pueblo, aquí es donde un virus podría prosperar, podría ser una receta para el desastre».

«Definitivamente existe el riesgo de que el Tour de Francia se celebre y propague involuntariamente el virus para iniciar un nuevo bloqueo».

Sridhar continua explicando que «este es un problema a largo plazo, un problema crónico. Este virus está aquí para quedarse y volverá. Incluso si Francia lo controla en agosto, entonces, por supuesto, el problema será la llegada de personas de diferentes países».

La llegada al Tour de personas de todo el mundo «podría desencadenar un nuevo grupo de infecciones, por lo que tendrías que pensar, como mínimo, en una cuarentena de dos a tres semanas antes de que ingresen adecuadamente al país».

En ese caso, como sugiere Sridhar, «significaría que todos los que trabajan dentro de la ‘burbuja’ del Tour tendrían que ser puestos en cuarentena al menos dos semanas antes de la salida del Tour el 29 de agosto».

«La gente tendría que llegar dos o tres semanas antes para dar tiempo a la cuarentena», dijo, mientras acepta que es poco probable que se impongan tales restricciones a los ciclistas de elite. «No creo que seguir adelante sea realista. No será como el Tour en años anteriores. Tendría más sentido cancelar. Eso parece más realista».

La posibilidad de hacer controles diarios supondría, comenta Sridhar, «una logística alucinante y costosa. Sabemos que entre el 20 % y el 60 % de las personas son presintomáticas, en el sentido de que se sienten bien y no presentan síntomas, pero están pasando el virus a otros».

«Este virus es astuto. No tenemos un tratamiento o una vacuna y, de hecho, una vacuna está muy lejos, como un año o año y medio, en el mejor de los casos».

Pero incluso si esas preocupaciones son infundadas, reiteró que había una serie de otros problemas con respecto a que el Tour se llevara a cabo como de costumbre.

«Una cosa que no sabemos es si la transmisión interior es diferente a la transmisión exterior (del virus), por lo que podría implementar el uso de mascarillas. Si no es a puerta cerrada, podría exigir que todos, incluidos los espectadores, usen máscaras».

«Eso podría iniciar otros problemas. Si los seguidores están acostumbrados a reunirse y luego se les dice que no pueden porque no cumplen, eso podría ser problemático. Es posible que necesite una presencia policial o militar para hacer cumplir esto».