Prisión preventiva para expolicía señalado de asesinar a dos agentes

mayo 18, 2021

Tegucigalpa, Francisco Morazán

La Fiscalía Especial de Delitos Contra la Vida (FEDCV) obtuvo auto de formal procesamiento con prisión preventiva en contra del expolicía Erlyn David Domínguez Banegas por el asesinato y el robo con violencia e intimidación en perjuicio de los policías Carlos Alfredo López Mendoza y Kenneth Ricardo Flores Alvarado, quienes fueron asesinados en el cumplimiento del deber.



Los hechos acaecieron el 4 de abril de 2021 en la colonia Cerro Grande de Tegucigalpa.

La captura de Domínguez Banegas se efectuó el pasado miércoles 17 de mayo, a raíz de allanamientos e inspecciones ejecutadas por la Fiscalía de Delitos Contra la Vida junto con la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) y la Tropa de Inteligencia y Grupos de Respuesta Especial de Seguridad (TIGRES).

Según investigaciones dirigidas técnica y jurídicamente por el Ministerio Público, los uniformados, luego de atender una denuncia por escándalo en vía pública reportado en el Sistema de Emergencia 911, se trasladaron a la zona 8 de la colonia Cerro Grande en la patrulla policial RPN 517 para hacer las advertencias del caso.

Acto seguido, cuando éstos pretendían retornar a la estación policial de El Edén, pero siempre localizados en la colonia Cerro Grande, se encontraron frente a frente con un vehículo marca Nissan, modelo Frontier, color rojo, cuyo conductor identificado como Erlyn David Domínguez Banegas fue requerido para solicitarle y verificar sus documentos de identificación, no obstante, el sospechoso de forma casi inmediata sacó su arma de fuego marca Girsan, calibre 9 mm y disparó en contra la humanidad de ambos oficiales de policía.

Primero, atacó a quemarropa al policía Carlos Alfredo López Mendoza al momento que llamaba a un supervisor para validar los datos de la documentación del sospechoso y acto seguido arremetió contra el policía Kenneth Ricardo Flores Alvarado cuando huía de su atacante cayendo herido a 20 metros de la patrulla policial y siendo rematado con disparos certeros.

Posteriormente, el imputado tomó el fusil del policía Carlos Alfredo López Mendoza y abandonó la escena del crimen.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *