Preocupa  estado crítico y deterioro de bienes hídricos en la región

septiembre 7, 2015

El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Roberto Herrera Cáceres, exhortó a sus homólogos centroamericanos a  impulsar  la declaratoria firmada en San Salvador en la que expresan su preocupación por el estado crítico y el continuo deterioro de los bienes hídricos de la región consecuencia, entre otros, del cambio climático y  la ausencia de políticas forestales.   Recordó que, en noviembre de 2014, los miembros del Consejo Centroamericano de Procuradores de Derechos Humanos (CCPDH) recomendaron, a los gobiernos de la región, implementar políticas hídricas nacionales y regionales tomando en cuenta los factores que afectan la integridad de los bienes hídricos.  
Entre estos factores mencionaron los impactos asociados al fenómeno del cambio climático, la desprotección del sector forestal, la falta de ordenamiento en los territorios y la contaminación por el uso de químicos tóxicos en la agricultura y la industria.  
Herrera Cáceres, que también funge como presidente del CCPDH, lamentó que las actividades contaminantes, la falta de planificación, la ausencia de políticas forestales adecuadas y la explotación desmedida y descontrolada tienen a los bienes hídricos de la región en estado crítico  y en continuo deterioro.  
Además, cuestionó la distribución desigual en el acceso al agua de calidad, que incrementan la vulnerabilidad ambiental y alimentaria de la región.  
Todo ello, según el defensor del pueblo, repercute en las condiciones de pobreza y exclusión social en las que se encuentra gran parte de los pueblos centroamericanos, con impacto grave en la vida de mujeres, niñas, niños y adolescentes, situación que aumenta las tasas de morbilidad y mortalidad.  
Comentó que el derecho humano al agua y al saneamiento es indispensable para vivir con dignidad y una condición previa para la realización del resto de derechos humanos.  
Recordó que en octubre de 2011, se reafirmó la responsabilidad primordial de los Estados para garantizar el derecho humano al agua potable y el saneamiento.  
Según Herrera Cáceres, los Estados de la región tienen las obligaciones de respetar, proteger y dar cumplimiento al derecho humano al agua y el saneamiento, de manera justa, equitativa y sin discriminación.  
Agregó que el  reconocimiento del derecho humano al agua y el saneamiento en las normas constitucionales y secundarias beneficiaría a todos los sectores de nuestras sociedades.   Señaló que,  por ser esencial para la sobrevivencia de todas las especies y ecosistemas, no debe estar sujeto a mercantilización y, por tanto, debe regularse de manera racional.  
El ombudsman hondureño considera que el reconocimiento y desarrollo en la legislación secundaria a nivel interno y regional, representaría un paso significativo de integración en la región y el fortalecimiento institucional en la protección de los bienes hídricos.  
«Es importante crear garantías que permitan erradicar progresivamente problemas como la desnutrición, el hambre, el acceso inadecuado a servicios de agua potable y saneamiento, la degradación y contaminación de bienes hídricos», precisó.  
Hasta ahora,  países de la región como  Nicaragua y Honduras cuentan con leyes generales de agua que incorporan la gestión integral de los bienes hídricos,  mientras que  en Costa Rica se aprobó en primera legislatura el proyecto de Ley de Recursos Hídricos.  
Se estima que el  36,9% del territorio centroamericano (191.449 Km2) está conformado por bienes hídricos en cuencas compartidas.   El 24 de noviembre de 2015, en El Salvador, los miembros del CCPDH David Morales, de El Salvador; Monserrat Carboni de Costa Rica; Roberto Herrera Cáceres de Honduras y  Omar Cabezas Lacayo de Nicaragua firmaron la una declaración sobre el Derecho Humano al Agua y el Saneamiento en Centroamérica.



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *