Por la calidez de su gente y sus atractivos turísticos, Catacamas es un Pueblo con Encanto

febrero 17, 2020

Honduras

Siendo un municipio muy atractivo, Catacamas es la jurisdicción más grande de Honduras, su tamaño equivale a casi la tercera parte de Olancho. Es una de las zonas más productivas de este gran departamento, que resalta la alta crianza de ganado bovino, porcino, el mantenimiento de haciendas con alta producción lechera y el procesamiento de lácteos de alta calidad conocidos a nivel nacional e internacional.



No se sabe la fecha de su fundación, solamente que en 1770 ya tenía arregladas sus praderas. Catacamas, es una palabra parecida a Atlacamani, uno de los nombres que recibía la Diosa Azteca del Agua.

Cuenta con grandes atractivos turísticos, estos se vuelven más interesantes cuando los visitantes nacionales y extranjeros conocen la calidez y calidad humana de sus habitantes. Sus lugares turísticos más relevantes son: El Cerro de la Cruz, el cual cuenta con 600 gradas que al llegar a la cima, se aprecia una vista espectacular del valle, está construido en lo alto del cerro aledaño a la Iglesia colonial San Francisco de Asís.

También, resalta las famosas Cuevas de Talgua (vestigio de asentamientos prehispánicos), se encuentra dentro de una zona natural altamente atractiva y a orillas del Río Talgua. Al norte del municipio, se sitúa la montaña de Piedra Blanca, parte del Parque de la Sierra de Agalta, con una diversidad de especies botánicas y buen número de fauna.

Sin dejar de mencionar el nuevo y magnifico mural con el nombre de “Vida en armonía”, desarrollado por pintores hondureños; la obra queda plasmada sobre una serie de gradas, que, gracias al talento de las muralistas, ahora simula la caída de un río entre sus escalones.

Catacamas, o la “Ciudad Florida”, como le llamó el gran poeta y escritor olanchano Froylán Turcios, ahora tambien un Pueblo con Encanto,  cuenta con una extensa oferta hotelera para todos los gustos y presupuestos, para los que desean tener una gran experiencia por su abundante naturaleza y una gastronomía de primer nivel.