Desparpajo político

octubre 14, 2021

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Cuando creíamos que estábamos curados de espantos, Salvador Nasralla dio un paso al estilo Frankenstein, declinando la candidatura presidencial y dejando en la orfandad a su última criatura política, el Partido «Salvador de Honduras», para colgarse de una incierta designación presidencial en el Partido LIBRE, donde Salvador Nasralla sabe, que es un «malquerido político», por todas las barbaridades que ha dicho contra el líder y dueño de ese partido, Manuel Zelaya, y contra todo ese partido en general, al que hace pocas semanas les enrostró que estaban a punto de saborear una derrota al no contar  con su manto salvador.



Dar un paso al lado, declinando la candidatura presidencial del PSH, para agolparse en la enaguas de la candidata de Libertad y Refundación, es el peor desacierto de Salvador Nasralla, aunque afortunadamente para él, es el último que comete, porque al firmar unos documentos que no tienen ningún valor legal con Xiomara Castro, Salvador Nasralla firmó en realidad su carta de capitulación política, el punto final de su corta y triste trayectoria política, porque el paso que ha dado expone todo el carácter de una persona que quiso ser presidente sin llegar a conocer a fondo el trabajo político, y que lo mejor para él es buscar la salida que le permita escapar del berenjenal en que ni el mismo supo en que momento le dio por entrar.

El regreso del «hermano infiel» a LIBRE, no le representa ganancias a la candidata Xiomara Castro, porque al solo anunciar Salvador Nasralla su disparatada decisión, comenzó la desbandada del granel profesional que se había unido al PSH, siendo la doctora Suyapa Figueroa, presidenta del Colegio Médico, la primera persona en lamentar haberse equivocado al poner los pies donde no debió haberlos puesto, a la vez que evidenció que nunca había visto tantas torpezas, en alusión al desorden imperante en el entorno de Salvador Nasralla.

¿Quién gana y quién pierde con este súper errático movimiento dado por Salvador Nasralla? Este es el caso en que todos pierden, en primer lugar pierde LIBRE y su candidata Xiomara Castro, al tenderle los brazos a la persona que más ha ofendido a su esposo y dueño del partido, Manuel Zelaya, que hace pocas semanas fue acusado por Salvador Nasralla de una forma temeraria, al afirmar que «Mel ha matado a muchas personas y que pronto lo evidenciaría». Con tan temeraria acusación jamás se podría imaginar que LIBRE caería en los niveles más profundos de la desvergüenza aceptando en sus filas a quien más ha vituperado a Mel Zelaya, a la misma Xiomara y a todo su partido.

La presencia de Nasralla crea un cisma en LIBRE, porque quienes ocupaban los cargos que ahora llegan a usurpar Nasralla y sus acompañantes, firmaron a regañadientes su renuncia pero no quedan conformes. Esto preludia un soberbio desparpajo en LIBRE, donde Nasralla no es bienvenido, por lo que no tardarán los forcejeos por disputas de territorio; es aquí donde será puesta a prueba la capacidad de coraje y resistencia de Salvador Nasralla, que hasta ahora, la mejor técnica política que ha demostrado ha sido la de abandonar los dos barcos que ha echado a navegar, el PAC y el PSH, ambos con tendencia a la desaparición por ser partidos sin alma. Incluso, puede que algunos miopes de LIBRE estén saboreando la incorporación de Nasralla como la miel que cae del panal aporreado, pero pronto se darán cuenta que con Nasralla serán más las vainas que pondrán a LIBRE en un verdadero desparpajo político, porque para  desparpajos nadie mejor que Nasralla.

Además, porque la adhesión de Salvador Nasralla a LIBRE como designado presidencial no tiene ningún sustento jurídico, al no existir las alianzas de hecho, por lo que, lo que ha habido entre Salvador y LIBRE, es un «amachinamiento» político, más o menos igual al que se da entre una pareja que prefiere el gozo carnal fuera del rigor del matrimonio formal que solo se da en el marco de la ley y de la iglesia.

En este sentido, el paso de Salvador Nasralla ya provoca una dispersión inevitable entre sus seguidores, los que no congenian con LIBRE que buscarán acomodo en dos direcciones: apoyar al candidato Nasry Asfura por su don de ser un aspirante que no proyecta la tradicionalidad politiquera. Y los que, siendo liberales, no hallarán otro lugar dónde regresar que a su verdadero refugio político que es el Partido Liberal.

Serán muy pocos los que, aunque decepcionados, decidan inmolarse con Salvador Nasralla, porque falta por ver si en estas pocas semanas, al sentirse rechazado por los más radicales de LIBRE, Salvador Nasralla decida abandonar su último barco. Para entonces, será muy tarde, Salvador Nasralla habrá perdido por completo la poca credibilidad, debiendo regresar al único lugar donde se siente seguro, amado y protegido: EL X-0 DA DINERO, del más poderoso Canal de Televisión de Honduras, Canal 5.

Estamos a punto de ver finalizada la corta historia política de Salvador Nasralla, que por su conducta temperamental fue la crónica anunciada de un ave de paso de la política hondureña.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy jueves 14 de octubre de 2021.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *