Plan de lucha contra abuso sexual de un cura exhibe al vaticano

enero 12, 2018

“Comprendo lo que me dicen y soy consciente de que la situación de la Iglesia de Chile es difícil debido a todas las pruebas que han tenido que soportar”, se añade en la carta.

 

Chile



El Vaticano, se encuentra  preocupado por los daños colaterales que provocaría el caso del mayor cura pederasta de Chile, por lo que intenta poner en marcha un plan.

Misma, que consiste en pedir la renuncia de Fernando Karadima (cura) y darles un año sabático a tres obispos chilenos más acusados de haber encubierto los abusos de ese sacerdote.

El medio de comunicación internacional The Associated Press obtuvo una carta confidencial del papa Francisco, fechada el 31 de enero de 2015, la cual revela parte de un plan del Vaticano sobre cómo lidiar con los obispos chilenos señalados de proteger los crímenes del cura.

Lea aquí: Trump llama a El Salvador y Haití ‘países de mier..’

La carta también muestra las preocupaciones de los obispos por la designación que Francisco hizo de uno de esos tres obispos, Juan Barros, como responsable de la diócesis de Osorno, en el sur de Chile.

El nombramiento provocó una importante división entre fieles y clérigos, e incluso llevó, en su momento, a que cientos de católicos y curas protestaran contra el nuevo obispo de la zona.

Algunos esperan que esas protestas lleguen la próxima semana a Santiago de Chile, adonde el papa Francisco arribará este lunes en su primera visita como pontífice a ese país sudamericano.

Carta

En la carta dirigida al Comité Permanente de la Conferencia Episcopal de Chile, Francisco reveló que sabía de la controversia generada alrededor de Barros y que el nuncio apostólico en ese país intentó encontrar una manera de contener el daño antes de que el caso saltara a la luz pública en 2015.

“Muchas gracias por manifestar abiertamente la inquietud que en estos momentos tienen respecto al nombramiento de Mons. Juan Barros Madrid”, escribió Francisco.

“Comprendo lo que me dicen y soy consciente de que la situación de la Iglesia de Chile es difícil debido a todas las pruebas que han tenido que soportar”, añadió.

Francisco, informó a los miembros del comité que el enviado Ivo Scapolo, representante del  Vaticano en Chile, había planeado pedir el año anterior la renuncia a Barros, quien se desempeñaba entonces como capellán en el Ejército.

Lea aquí: Matan perros callejeros para “limpiar” sedes del Mundial Rusia

Scapolo también “lo exhorta a tomar un período sabático, antes de asumir otra responsabilidad pastoral como Obispo diocesano”, añadió el Papa en la carta.

El Pontífice agregó que el delegado tenía pensada una estrategia similar para otros dos obispos, también formados por Karadima. Sin embargo, dijo que todo se frustró cuando Scapolo habló sobre el plan con Barros.

“Como ustedes podrán comprender, este comentario del Sr. Nuncio complicó y bloqueó todo eventual camino ulterior en el sentido de ofrecer un año sabático”, escribió el Papa.

La misiva intenta justificar así el nombramiento del 10 de enero de 2015, cuando Francisco designó a Barros obispo de la ciudad de Osorno, a unos 930 kilómetros al sur de la capital chilena.

Este cura estuvo por décadas al frente de la iglesia El Bosque, en el elegante barrio de Providencia, en Santiago de Chile, y la convirtió en un semillero de más de 50 sacerdotes, además de formar a cinco obispos: Andrés Arteaga, Felipe Bacarezza, Horacio Valenzuela, Tomislav Koljatic y Juan Barros.

La Iglesia católica chilena ignoró por años las quejas de acólitos de que Karadima había abusado sexualmente de ellos, y solo inició algunas acciones después de que las víctimas hicieron públicos sus casos en 2010.

La Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano condenó a Karadima en febrero de 2011 a “una vida de oración y penitencia”, y le prohibió contactarse con los feligreses de su parroquia. Ahora vive aislado en la casa de un grupo de religiosas.

En medio del escándalo y una serie de denuncias de más abusos sexuales de otros religiosos, Karadima fue procesado judicialmente en Chile, aunque su caso fue sobreseído porque habían pasado muchos años de los hechos, no por falta de pruebas, según dijo en su momento la jueza Jessica González.

El vocero del Vaticano, Greg Burke, prefirió no comentar sobre la carta del Papa, y al ser interrogado este jueves sobre algunas protestas planeadas por algunos fieles de Osorno, el portavoz dijo que eran libres de manifestarse y que el Vaticano respetaba su derecho a hacerlo.

Carta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *