Pese a tener una eficacia del 70% la vacuna de AstraZeneca sería la más importante para detener la pandemia

noviembre 23, 2020

Reino Unido

Los primeros resultados de la vacuna elaborada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford muestran que tiene una eficacia del 70.4%, porcentaje menor al anunciado por Pfizer y Moderna, que están por encima del 90%.



Sin embargo, AstraZeneca detalla que «es eficaz al prevenir que muchas personas desarrollen síntomas y se ha demostrado que funciona bien en diferentes grupos de edad» y tiene ventajas interesantes (es más barata, más fácil de conservar sin necesidad de mantenerlas a temperaturas muy bajas), lo cierto es que estos datos entran dentro de lo esperado. La mayoría de los datos, en realidad. Porque hay uno en concreto que puede resultar delicado.

En realidad, la «batalla» entre la vacuna de Oxford y las de Pfizer o Moderna es una «batalla» entre dos generaciones de vacunas distintas. Mientras las dos últimas utilizan el conocido ARN mensajero para que las propias células de del cuerpo humano produzcan la proteína de espiga del virus y el sistema inmune aprenda a combatirlo. Es una técnica nueva que no se ha utilizado nunca a este nivel.

En cambio, los científicos de Oxford y AstraZeneca optaron por utilizar una técnica «más tradicional» y utilizaron un adenovirus que afecta a chimpancés modificándolo para que se parezcan al SARS-CoV-2. Esta es la estrategia habitual que se lleva usando durante las últimas décadas: utilizar virus conocidos e inocuos para «hacerlos pasar» por el virus que nos interesa.

No obstante, y más allá de todo esto (aunque, hasta donde sabemos, puede estar relacionado) el dato más preocupante de la vacuna de AstraZeneca es la diferencia entre los dos regímenes estudiados. Los investigadores analizaron cómo funcionaba en el régimen 1 (media dosis, seguida de una entera con un mes de diferencia) y el 2 (dos dosis completas con un mes de diferencia). Lo curioso es que mientras el primer escenario daba una eficacia de cerca del 90%, en el segundo bajaba por debajo del 62%.

Sus resultados daban una eficacia media del 70%, pero teniendo en cuenta la temporalidad de los estudios de eficacia, hay motivos para preocuparse por su eficacia a medio plazo. No obstante, los datos son buenos: están dentro de lo que pensábamos que sería el mejor escenario posible. La tentación de compararlos con las otras vacunas es comprensible, pero se trata de productos muy diferentes. Por su precio, su eficacia y sus características logísticas, esta es la vacuna que realmente podría llegar a la mayor parte de la población del mundo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *