Perú suma 169 muertos y 5 mil 897 infectados por COVID-19

abril 10, 2020

 

Perú



El número de muertos por el COVID-19 en Perú ascendió este sábado a 169 tras contabilizar 31 nuevos decesos en las últimas 24 horas, el peor registro diario desde que la pandemia del coronavirus llegó al país el 6 de marzo, según los últimos datos ofrecidos por el Ministerio de Salud.

Los casos positivos volvieron a experimentar un fuerte incremento al llegar a 5 mil 897 infectados, con 641 nuevos enfermos detectados respecto al jueves gracias al notable aumento de pruebas realizadas.

Del total de enfermos hay  mil 569 que ya fueron dados de alta, entre ellos 131 en las últimas 24 horas, mientras que 687 están hospitalizados, de ellos 87 nuevos en comparación a la víspera.

En unidades de cuidados intensivos hay 130 enfermos conectados a ventiladores mecánicos, lo que supone seis camas más ocupadas respecto al jueves.

El presidente de Perú, Martín Vizcarra, explicó que el fuerte incremento de casos positivos en los últimos días se debe al gran volumen de pruebas procesadas en esta semana, pues se ha pasado de analizar unas mil muestras diarias a casi 9 mil por día.

En apenas cuatro días las autoridades peruanas han alcanzado casi 60 mil pruebas procesadas, lo que supone el triple de las muestras analizadas al inicio de esta semana, cuando se habían tomado apenas 20 mil durante las tres primeras semanas de cuarentena general y obligatoria.

Esto se debe a que el sistema nacional de salud ha comenzado a utilizar los primeros lotes de pruebas rápidas adquiridas por el Gobierno tras el inicio de la emergencia.

En un pronunciamiento realizado desde la ciudad de Tumbes, capital de la homónima región fronteriza con Ecuador, Vizcarra destacó que el aumento de la capacidad de procesamiento de pruebas diarias pone a Perú “largamente por encima del promedio de la región”, y a la altura del número de pruebas procesadas por Chile.

“Esto aumentará hasta llegar al óptimo que seguramente alcanzaremos la próxima semana de realizar 12 mil pruebas diarias”, indicó Vizcarra.

“En cuatro días hemos realizado 36 mil pruebas, mucho más que en los primeros 21 días del estado de emergencia. No tiene por qué extrañar que el número de casos positivos pase a 5 mil 897”, apuntó.

El mandatario peruano admitió que fue una equivocación segregar a hombres y mujeres en días alternos de la semana para que saliesen a realizar las compras básicas durante la cuarentena, medida que su Gobierno canceló este sábado al provocar aglomeraciones en los mercados, especialmente en los días habilitados para las mujeres.

“Se toman medidas en función del objetivo que queremos alcanzar, que es el distanciamiento social para evitar aglomeraciones. Cuando tomamos una medida que no logra ese objetivo, no tiene sentido sostenerla”, indicó Vizcarra.

Por ello el jefe de Estado declaró que se volverá a la situación anterior, donde solo una persona por hogar podrá salir de lunes a sábado independientemente del género y del día para realizar las compras que sean estrictamente necesarias en mercados y farmacias.

“Cuanta menos gente haya en las calles, tenemos mejores posibilidades de combatir el contagio del coronavirus”, apostilló.

En la norteña región de Tumbes, Vizcarra supervisó las labores de las fuerzas armadas para controlar la frontera con Ecuador, donde se detectaron hasta 23 puntos de paso clandestinos de gente que cruzaba de un país a otro sin control, lo que vulneraba el cierre de fronteras total decretado por el Gobierno.

El tránsito de personas por la frontera de ambos países constituía un riesgo de propagación del virus, por la proximidad de Tumbes con la región ecuatoriana de Guayas, la más afectada de Ecuador por esta pandemia.

Perú fue el primer país de Latinoamérica en decretar la cuarentena general y obligatoria para toda la población y el cierre total de fronteras desde el 16 de marzo, cuando apenas había confirmados 71 casos de COVID-19 y solo diez días después de que se conociese el primer positivo en el país.

La cuarentena fue prolongada hasta el 26 de abril y durante ese tiempo continuarán los toques de queda nocturnos y solo permanecerán activos los servicios esenciales para garantizar el abastecimiento de alimentos, medicamentos y energía.