¿Para qué sirven las FFAA?

octubre 21, 2019

TEGUCIGALPA, HONDURAS

De acuerdo con una arraigada tradición se conmemora este día la fecha consagrada a las Fuerzas Armadas de Honduras, institución que mantiene su dinámica encaminada a salvaguardar la soberanía territorial hondureña, al sostenimiento de la democracia y apoyar el desarrollo del país. Todas las encuestas siguen reflejando el respaldo y confianza que la nación hondureña mantiene en favor de la institución militar, ante el cumplimiento por parte de las FFAA de las funciones que les atribuye la Constitución de la República.



La misión de salvaguardar la integridad territorial es el quehacer diario de la institución armada, en los tres escenarios fronterizos, sin descuidar los pormenores que dentro del territorio hondureño tiene que atender en los actuales momentos en que el crimen organizado representa un peligro de alta tensión para los hondureños. El fiel reflejo que las FFAA es una institución altamente confiable, es el hecho de prestar todo su contingente para contribuir con las ramas de la policía a enfrentar una fuerza antisocial que está dotada con recursos inimaginables para realizar los negocios ilícitos a través de las drogas, las extorsiones y otros actos delictivos.

El fin de semana en un desfile impresionante la institución militar mostró de que tamaño es su musculatura para enfrentar las más delicadas tareas, y su actual comandante del Estado Mayor Conjunto, Gral. René Ponce Fonseca, reiteró la necesidad de ofrecer el máximo rendimiento de los recursos disponibles, igual que mantener el ánimo, los principios de disciplina, jerarquía y unidad, así como la neutralidad en los asuntos políticos. Sin embargo, al margen de las coyunturas electorales, el deber de las FFAA se mantiene apegada a hacer que los sectores políticos respeten la Constitución de la República, y quienes quieran sobrepasarse violentando los principios constitucionales encontrarán en las FFAA el valladar más firme dispuesto a impedir cualquier tipo de violación constitucional.

Esta es la línea maestra para una política de Estado en la que no hay fisuras entre la oficialidad de la institución militar, por muchos rumores que echen a rodar los mismos sectores políticos que quisieran que los jefes militares se disgreguen en sus criterios para llevar agua al molino particular de algunos de ellos. En las FFAA no existe ese problema de división que tienen los partidos políticos y otras entidades del país, desde el momento en que se posesiono una oficialidad formada académicamente y militarmente. La máxima relevancia entre los oficiales actuales de las Fuerzas Armadas es defender la integridad territorial,  mantener el sistema democrático y prestar todo su contingente de apoyo al desarrollo de Honduras.

Las FFAA están conscientes de la realidad que vive Honduras frente al contexto geopolítico próximo y del resto del mundo; no somos una isla, formamos parte de una región complicada, y dentro de ella somos una pieza clave en el istmo centroamericano por donde el narcotráfico internacional ha trazado las rutas para transportar drogas, facilitar el paso de personas que buscan emigrar a EEUU y realizar una cantidad variada de negocios ilícitos que reportan ganancias cuantiosas a las redes organizadas del crimen.

Pero para enfrentar este cumulo de tareas tan complejas, las FFAA deben disponer de un presupuesto dedicado a la defensa, que se emplea para atender el personal, las instalaciones, compra de material, armas y aparatos que requiere la institución para estar en condiciones de enfrentar los peligros internos y externos que amenazan a Honduras, por lo que hablar de determinada suma no hay nada exagerado si se toma en cuenta que el crimen organizado podría disponer de sumas  dos o tres veces mayores a las que el país le puede otorgar al presupuesto de defensa.

Este es un tema delicado, que algunos medios de comunicación en el ámbito de la ilimitada libertad de expresión que hay en el país, no atinan a entender que siendo un asunto de máxima seguridad nacional, es algo que se debe preservar dentro del cuidado que se debe  tener para no ofrecerle detalles a los enemigos de la nación que son los enemigos de todos los hondureños. Porque de la suma que se ha hecho trascender, el crimen organizado maneja cantidades exorbitantes. Y si no, veamos los datos que recientemente ofreciera la prensa mexicana de las fortunas que maneja el cartel de Sinaloa, que sobrepasan los 20 mil millones de dólares, lo que le ha permitido armar verdaderos ejércitos con los que se da el lujo de  poner de rodillas al poderoso ejército y a la bien dotada marina mexicana, para no permitir que se les capture a sus líderes.

Y conforme ha crecido el mundo delictivo, cada vez la ciudadanía exigirá más de las FFAA, y si bien tenemos un cuerpo policial sometido a un proceso de constante depuración, en el horizonte todavía no se ve el momento en que las autoridades puedan vencer al orden criminal, por mucho trabajo que se haga. Y para librar esta guerra dependemos de la firmeza de  las autoridades hondureñas y de la disciplina de las FFAA, porque EEUU con sus decisiones internas, en lugar de apoyar a Honduras más bien le baja la moral a las autoridades hondureñas.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy lunes 21 de octubre de 2019.