Organizan un funeral pero cometen un terrible error

octubre 31, 2019

Los asistentes al funeral se sintieron mal en más de un sentido

Alemania

Una familia en Wiethagen, Alemania, perdió a uno de sus seres queridos y le oficiaron un funeral al que asistieron amigos y muchos familiares.



La tradición alemana es que la familia acuda a la cafetería después del funeral, para estar juntos y comer algo mientras recuerdan al finado.

Los meseros del lugar sirvieron tarta y café a los presentes, tal y como se había acordado. Sin embargo, poco después algunas personas comenzaron a sentirse mal, con náuseas y mareos. Hasta 13 de los invitados tuvieron que ser atendidos por los servicios médicos por culpa de una intoxicación.

Se llevó a cabo una investigación donde se analizó lo que habían comido los presentes, también se interrogó a los empleados. La policía descubrió que lo que se había servido a los invitados no era un pastel normal, sino una tarta de marihuana que había en el refrigerador del establecimiento y que la dueña del establecimiento confundió con la que se había encargado.

El dueño había encargado a su hija de 18 años que hiciera la tarta para la familia del funeral. Ella lo hizo y la guardó en el refrigerador para que se conservara, pero al lado había otra tarta similar que la misma hija había confeccionado para otra ocasión y que contenía marihuana.

En el momento de servir a la familia que estaba de luto, se confundieron las tartas y se les sirvió el pastel que contenía drogas y que les provocó malestar. Todas ellas se recuperaron del incidente y la policía abrió una investigación sobre la adolescente de 18 años, que se enfrenta ahora a los cargos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *