Operación de Interpol logra rescate de 50 menores víctimas de abuso sexual

mayo 23, 2019

Una operación internacional liderada por la Interpol llevó al rescate de 50 menores víctimas de abuso sexual y al arresto de varios delincuentes

 

Estados Unidos 



Una operación internacional de dos años coordinada por la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) llevó al rescate de 50 niños y al arresto y enjuiciamiento de delincuentes sexuales con menores en Tailandia, Australia y los Estados Unidos.

La ‘Operación Blackwrist‘, que lleva el nombre de un brazalete usado por uno de los delincuentes, fue lanzada por la Interpol en 2017, luego del descubrimiento de material que presentaba el abuso de 11 niños, todos menores de 13 años.

El material, que se identificó por primera vez en la dark web, se originó en un sitio de suscripción con casi 63 mil usuarios en todo el mundo.

Por años, el sitio había publicado nuevas imágenes semanalmente, el perpetrador adoptaba medidas para evitar la detección, enmascarando a los niños a menudo y dejando muy pocas pistas visuales o auditivas.

Los oficiales se basaron en los rasgos físicos de los niños para rastrear su origen, y buscaron ayuda en la comunidad policial mundial.

Cooperación internacional

En junio de 2017, señaló la Interpol, el Departamento de Investigaciones Especiales (DSI) de Tailandia se encargó del caso, trabajando en estrecha colaboración con la Oficina de Enlace de la Organización Internacional de Policía Criminal en Bangkok.

Agentes de todo el mundo también se unieron al esfuerzo para la identificación de los 11 menores y encontrar a los administradores del sitio. La Oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI) de Estados Unidos se encargó de la identificación la dirección IP del sitio web y trabajaron para establecer vínculos potenciales con ese país.

Por su parte, el Departamento de Ciberdelitos de Bulgaria en la Dirección General de Lucha contra la Delincuencia Organizada, con el apoyo de la Europol, eliminó los servidores del sitio.

Además, el Departamento de Asuntos Internos de Nueva Zelanda compiló paquetes de información sobre los usuarios de esta web para los países miembros de la Interpol.

El Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados de EE.UU. verificó las direcciones de correo electrónico y proporcionó información adicional.

La Policía Federal Australiana  y la Policía del Sur de Australia actuaron cuando una dirección de IP arrojó una ubicación en Adelaide.

Detenciones

En noviembre de 2017, se identificaron a las primeras víctimas, lo que llevó a arrestos simultáneos en Tailandia y Australia dos meses después.

El administrador principal del sitio web, con sede en Tailandia, fue identificado como Montri Salangam, quien también abusaba de las víctimas en los materiales difundidos.

Uno de los 11 menores abusados es sobrino de este sujeto, el cual atraía a los niños a su casa con comida, acceso a internet y juegos.

Un segundo administrador, Ruecha Tokputza, tenía su base en Australia. Las autoridades encontraron miles de imágenes tomadas en Tailandia y Australia en sus dispositivos incautados, algunas de las cuales mostraban a Tokputza como el principal abusador.

La más joven de las víctimas identificada durante los procedimientos judiciales en el sur de Australia tenía solo 15 meses de edad.

Solo es el principio

El sitio web y sus administradores desataron una serie de investigaciones en todo el mundo que llevaron a más arrestos en Tailandia, Australia y Estados Unidos. Mientras la policía en casi 60 países examina las referencias compiladas por Nueva Zelanda, se esperan más arrestos y rescates.

La Interpol señaló que es posible que siga habiendo resultados de la ‘Operación Blackwrist’ en los próximos años, a medida que los agentes examinan los dispositivos, grupos de chat y asociados conocidos de los usuarios del sitio web y los delincuentes.

Aunque las autoridades han rescatado a 50 menores, se cree que alrededor de otros 100 niños han sufrido abusos, y actualmente se trabaja para identificarlos.

Con este objetivo, todas las imágenes y videos incautados se han cargado en la base de datos internacional de explotación sexual infantil de la Organización Internacional de Policía Criminal.

Veredictos, una fuerte señal

En junio de 2018, los tribunales tailandeses condenaron a Salangam a 146 años de cárcel por cargos de violación infantil, trata de personas, posesión y distribución de material de abuso sexual infantil.

Un segundo sujeto, maestro de guardería cercano a Tokputza, recibió 36 años de reclusión por los mismos cargos.

El 17 de mayo de 2019, un juez australiano sentenció a Tokputza a 40 años y tres meses de encarcelamiento, la sentencia más larga jamás impuesta en Australia por delitos sexuales contra niños. El juez se refirió a Tokputza como “la peor pesadilla de todos los niños” y “el horror de todos los padres”.

El Secretario General de Interpol, Jürgen Stock, aplaudió el enorme esfuerzo internacional para sacar adelante esta operación y manifestó su satisfacción por los procesos exitosos.

“La ‘Operación Blackwrist’ envía un mensaje claro a aquellos que abusan de los niños, que producen material de explotación sexual infantil y comparten las imágenes en línea: ‘Lo estamos viendo y usted será llevado ante la justicia’”, aseveró.

Lea: Muere bebé por chupar un cargador de teléfono enchufado

“Cada imagen de abuso infantil es evidencia de un crimen e Interpol siempre brindará su apoyo total a los oficiales en el terreno para ayudar a identificar y rescatar a las víctimas en todo el mundo”, agregó.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *