OMS se disculpa por confusión generada por la hidroxicloroquina

junio 5, 2020

La contradicción de datos es normal en los estudios, sin embargo, esta vez tomó relevancia al tratarse de una emergencia global

Suiza

Mike Ryan, director de Emergencias Sanitarias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se disculpó ante la opinión pública por la confusión generada en torno a la hidroxicloroquina.



«Nos disculpamos colectivamente por la imagen de confusión que los estudios pueden dar, pero hay que seguir las evidencias científicas y asegurarse de que las personas que entran en estos ensayos clínicos lo hacen de una forma segura y que dé prioridad a su bienestar», destacó en rueda de prensa.

Las declaraciones se emiten el mismo día en que la Universidad de Oxford anunció el fin de los ensayos con hidroxicloroquina en pacientes británicos al determinar que no producía beneficios visibles.

La OMS también había detenido los ensayos la semana pasada después de la publicación de un estudio en la revista The Lancet que concluía un aumento de mortalidad.

No obstante, la OMS los reanudó después de que tres de los cuatro autores del artículo se retractaran.

«Ocurre muy raramente, pero cuando una publicación encuentra que un artículo es cuestionable hace lo correcto al retirarlo», indicó el director de emergencias de la OMS al respecto.

La jefa de científicos de la organización internacional, Soumya Swaminathan, añadió que los datos contradictorios en ensayos paralelos sobre un mismo fármaco o tratamiento son algo normal en la investigación científica, solo que ahora se están siguiendo con mayor atención en la prensa debido a la emergencia global.

«Es un proceso científico habitual, obtener diferentes resultados en distintos ensayos, y la comunidad investigadora normalmente requiere más de un test para confirmar los efectos», indicó la científica india.

«Animamos a la opinión pública a comprender lo que significan unos ensayos aleatorios, detenerlos o continuarlos no es la decisión de un individuo sino que se basa en evidencias», aseguró.

Swaminathan señaló que, pese a los datos publicados por la Universidad de Oxford, con la que la OMS está en contacto, el organismo internacional continúa con sus ensayos, tras haberlos detenido durante unos diez días.
«Se trata de dos ensayos diferentes, seguiremos con los nuestros por ahora y consideraremos futuros datos de los ensayos con pacientes aleatorios», explicó.

La hidroxicloroquina es un medicamento utilizado desde hace décadas en enfermos de malaria y de afecciones reumáticas, e incluso durante los días en que la OMS paralizó sus ensayos siguió siendo ampliamente utilizado en Brasil y Estados Unidos, los dos países con mayor número de casos de COVID-19.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *