Widget Image

¡Ojalá que llueva café!

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Construir una taza gigante con capacidad para almacenar centenares de litros de café si es que una idea con mucha creatividad, sin importar a quien se le haya ocurrido, y que nos hace reflexionar la importancia del rubro cafetalero para muchos países, incluyendo a Honduras, siendo que el café por generaciones ha sido una bebida infaltable en la dieta de millones de personas en el planeta. La idea, como la interpretamos, de una gigantesca taza de café, gira en el sentido de que un tazón del delicioso aromático es saboreado en el mismo instante por millones de personas en distintos lugares del mundo.

Ponerla en una ciudad equidistante de los núcleos cafetaleros, como es Gracias, cabecera de Lempira, es un reconocimiento a la devoción con que millares de familias de los departamentos de La Paz, Intibucá, Lempira, Ocotepeque, Copán, Santa Bárbara, El Paraíso y demás, se entregan a la siembra y cultivo del café. El café ya no es un rubro que solo ilusiona al propietario que cultiva la gran extensión, hay miles de pequeños cultivadores y otros miles que encuentran en la época de cosecha la fuente de trabajo que les ingresa algunos recursos económicos por varios meses.

Por lo tanto, el café es una bendición para Honduras, como lo dice el cantautor dominicano Juan Luis Guerra, en su pegajosa melodía “Ojalá que llueva café en el campo”, que no es un canto dedicado exclusivamente al café, sino una exaltación filosófica a las poblaciones del campo que viven entregados trabajando la agricultura, que se ocupan no solo del café sino de todos los productos alimenticios, en pocas palabras una glorificación muy merecida a toda las personas que producen los alimentos que consumimos los que vivimos dando servicio en las ciudades.

La gigantesca taza del café cubre otro aspecto que últimamente se le está explotando al grano, nos referimos al turismo, que es la industria que mejor está desarrollando el gobierno hondureño a través del IHT. El turismo como un valor agregado a la industria cafetera, hace que ambos se complementen como fuente de trabajo. Los colombianos y los brasileños han creado rutas turísticas en los sitios donde están las fincas con los grandes sembradíos de café. En la novela colombiana “Café con aroma de mujer” se empezó a ver la faceta turística dentro de los campos cafetaleros, como la gente se interesa por conocer los lugares y la forma como se cultiva y se procesa el café. Las fincas colombianas han sido debidamente implementadas con todo lo que requiere el turista para pasar un día entretenido, desde restaurantes hasta hoteles de montaña.

El turismo de montaña ha sido una oportunidad perdida en Honduras, porque como se ha venido trabajando en la forma tradicional, con el pensamiento fijado en el mar, las playas y el sol, los responsables no se habían percatado por falta de análisis y de estudio, que el turismo de montaña con una gama de recursos naturales disponibles, como las fincas con sembradíos de café, se han convertido en un excelente valor agregado, muy atractivo para toda clase de gente. Hay miles de personas que emigraron del campo a la ciudad, que mantienen en su pensamiento la nostalgia de los quehaceres desempeñados por ellos y sus padres en la zona rural. Para ellos, volver al campo a disfrutarlo como turista, se convierte en una necesidad moral y espiritual, y para el común de la población, le entusiasma explorar los paisajes y sitios que le son desconocidos.

Si los gracianos mantienen encendida la llama del entusiasmo para que la gigantesca taza de café que ha sido inaugurada en su histórica ciudad, esté siempre humeante y aromática, la ruta lenca que comienza en Gracias, la ofrecerá como su atractivo de partida, además de figurar como un logro impresionante que ya consta en el libro Guinness de récords mundiales.

El turismo estructurado con todas estas atracciones, más la maravilla de tener hoy en día la mayor cantidad de cruceros trayendo turistas de todo el mundo a nuestro país, se convierte en una verdadera industria con un futuro de soluciones en materia de generación de empleo.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy viernes 30 de noviembre de 2018.