Ocasiones desaprovechadas

junio 19, 2019

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Si en Honduras hubiera una forma sensata de ver los asuntos del país, que por desgracia no la hay, entenderíamos que los acuerdos en políticas de Estado es lo más conveniente para que Honduras pueda avanzar y no se estanque en medio de tanto tranque que surge a cada momento, de uno y otro lado, porque la única visión que existe es la de “salvar el pellejo de cada quien” y en consecuencia lo que estamos haciendo es triturar las ocasiones que se nos presentan para avanzar hacia una democracia de más calidad para todos.



Estos diálogos que están en camino, por un lado el gobierno con el diálogo nacional con una amplia asistencia magisterial y de sectores del área de la salud, y por su parte el gremio médico y otros sectores, deberían de enfocarse en que, en determinado momento ambos deberán encontrarse en un punto en que con suficientes luces podrán alumbrar los nuevos sistemas de salud y educación que se necesitan para mejorar el bienestar actual y el futuro de los hondureños.

El mayor error que pueden cometer en los dos diálogos, es caer en la ciénaga de la política. El gobierno en su condición de autoridad nacional, debe procurar evitar que el diálogo que ya está obteniendo sus primeros avances, se pudiera percibir como un logro político, porque en ese momento todo el esfuerzo que se ha hecho y que ha recibido el respaldo de la observación internacional, caería envuelto en la nebulosa de la incredulidad. Y en el diálogo promovido por el gremio médico, podría pasar lo mismo si la dirigencia del Colegio Médico no tiene el cuidado de desligarse de la participación política del Partido LIBRE, que abiertamente se ha aprovechado de la coyuntura para involucrar a sus miembros, que son los autores de las muchas tropelías que se han venido cometiendo en las manifestaciones.

La vida es una continua oferta de oportunidades, según las ocasiones que se van presentando. Esas oportunidades se dan y muchas veces no las buscamos, sino que aparecen y lo que queda es aprovecharlas o no. En este momento único en la historia, hay dos diálogos en desarrollo, ninguno debe descalificar al otro, porque en ambos existe la intención de trabajar por dotar a Honduras de dos sistemas que modernicen y hagan eficiente la atención médica a los hondureños, al igual que elevar la calidad de educación para nuestros niños.

Lo que debemos hacer esta vez, es no dejar pasar esta valiosa oportunidad para demostrar que los hondureños tenemos suficiente discernimiento para empezar a entender que no nos podemos quedar trabados en el atraso en que hemos estado tantos años, lamentando nuestra incapacidad para ponernos de acuerdo nosotros mismos en solucionar nuestros problemas, no dependiendo de las recomendaciones o de las ayudas de otros países para salir del atolladero del subdesarrollo.

Existe una ley de las oportunidades que los hondureños debemos estudiar y hacerla el pan nuestro de cada día. Las oportunidades siempre están a la vista, pero también siempre tienen fecha de caducidad, si no las aprovechamos nosotros, alguien más las aprovechará, y ante las dudas que puedan aparecer para aprovecharlas o no, por la falta de visión, mereceríamos vivir condenados a ser un país de personas infelices y desgraciadas.

No hay forma que líderes sectarios puedan sacarles el fruto a las oportunidades, porque el sectarismo ciega y los sectarios son expertos en encontrar defectos a los otros para no aprovechar las oportunidades. En los dos diálogos que están instalados y en desarrollo, se buscan iguales objetivos en torno a la mejoría en salud y educación para los hondureños. Solo que, el que tiene el engranaje para hacer posible que los objetivos se plasmen en algo concreto es el que presiden los titulares de Educación y de Salud, porque nada se puede hacer si no se tienen los recursos del Estado.

Lo bueno es que, cuando el gobierno no se cierra y envía a sus respectivos representantes al diálogo que preside el gremio médico, es porque abre las puertas para que los médicos puedan incorporar su planteamiento en el diálogo nacional y hacer posible el objetivo supremo que es construir un eficiente sistema de salud pública. Igual debería suceder con el sector educativo, que no debe desaprovechar la ocasión para presentar su propuesta con la de los cuatro colegios magisteriales que ya están trabajando dentro del diálogo nacional.

Debemos estar muy atentos al desarrollo de ambos diálogos, por ahora el diálogo convocado por el gobierno no ha sido excluyente y mantiene la invitación a los demás sectores, del lado del gremio médico ojalá que las personas que han asumido la beligerancia en la conducción del movimiento, abandonen las posturas arrogantes cuando ofrecen declaraciones a los medios, luciendo más como guerrilleras que como dirigentes de un movimiento que debe estar encausado a resolver un problema y no a agravarlo. En todo caso, al final la victoria no debe ser ni para el gobierno ni para el gremio médico, lo que debe prevalecer es el beneficio de la salud y la educación de los hondureños.

Así son las osas y así se las hemos contado hoy miércoles 19 de junio de 2019.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *