Obstinación migratoria

enero 15, 2019

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El tema de la obstinación migratoria, que unas veces responde a la necesidad de las personas por buscar nuevos escenarios de vida por diferentes razones, pero otras veces es un fenómeno promovido y atizado por elementos que persiguen una finalidad política, es un asunto que preocupa a los países en diferentes partes del mundo. Entre ayer y hoy partieron unos 900 compatriotas buscando llegar a la frontera con México, y muchos de ellos quizás ni siquiera buscan ese objetivo, sino solamente percibir la ayuda económica que les proporcionan las ONG mexicanas, organizaciones extrañas que están estimulando estos movimientos de emigrantes.



Hace una semana la unión de países europeos expresó su preocupación por estos movimientos migratorios que de manera inusitada son incentivados desde México y Estados Unidos, por personas que no tienen interés en ayudarle a nuestra gente, pero que destinan dinero para estimular a las personas de escasos recursos a que tomen por la vía de la aventura peligrosa, el camino más arriesgado para su vida y para quienes los acompañan, ilusionándolos con documentarlos para ingresar a EEUU.

Los países europeos que conocen, porque han sufrido en sus territorios las consecuencias de emigraciones no deseadas, viven librando una lucha sistemática para evitar que los africanos invadan territorios europeos, haciendo campañas intensivas para frenar las olas migratorias de africanos, aunque no lo han logrado del todo, porque loa africanos prefieren morir calcinados por el sol en la extensa travesía marítima, entre cruzar de sus países a tierra firme europea, o morir ahogados en las inseguras embarcaciones en las que se lanzan a los inciertos viajes. El peligro que los centroamericanos encuentran en los desiertos mexicanos y de EEUU, para los africanos es la extensión marítima que deben salvar para llegar a España.

Entonces, los europeos quieren participar en un programa de plan de desarrollo integral en Centroamérica, conjuntamente con México, para promover el desarrollo de la región centroamericana y de esta manera frenar la migración de Centroamérica a EEUU. Los europeos son más visionarios y quizás hasta más conscientes que las actuales autoridades de EEUU. Los europeos saben que, saliendo los migrantes centroamericanos, en caravanas similares como lo hacen los africanos para llegar ilegalmente a Europa, terminan ganándose el rechazo de los pobladores de los lugares por donde van pasando.

Al principio, los primeros emigrantes despertaron simpatía y compasión y se ganaron la caridad por donde iban pasando, pero en la medida que el paso migratorio observó ciertas malas conductas que fueron reprochadas por los pobladores de los lugares fronterizos y ciudades donde los migrantes pernoctaban, ya no van a encontrar recepciones amistosas, todo lo contrario, lo que antes era simpatía se volverá hostilidad, porque así sucede, cuando las visitas se vuelven permanentes, a los dueños de la casa les resulta una molestia. Habrá consecuencias contra muchas de las personas que se suman a las caravanas, porque alguien que va de paso por un país extraño y va dejando muestras de mala educación, lo que se gana es el rechazo. Los europeos lo saben, los primeros africanos fueron recibidos en Europa con lástima y compasión, pero en la medida que el fenómeno migratorio se multiplicó, los países empezaron a poner trancas para frenarlo.

Así sucederá con los centroamericanos, y nuestros compatriotas deben saber que una incursión migratoria de ahora en adelante tendrá niveles de rechazo en México y Estados Unidos, por lo que, comenzando por los mexicanos, cada vez empezará a notarse una respuesta hostil, porque una cosa es la reacción propiamente política de las autoridades mexicanas, pero otra será la respuesta de la población mexicana que tendrá todo su derecho a vigilar lo que les pertenece, que es su territorio y su país.

Nos parece que el paso que ha dado la Unión Europea, supera la visión actual de EEUU, que desafortunadamente responde a una ambigüedad calculada del presidente Donald Trump, de gritar su política antinmigrante, pero al mismo tiempo aprovecharse de ella como una bandera electorera, con un espíritu populista que nunca antes le habíamos visto a un presidente de EEUU.

La Unión Europea apoya el plan de desarrollo regional lo cual debería ser imitado a toda costa por EEUU, porque si en realidad Trump detesta a los emigrantes centroamericanos, debe ir de la mano con los europeos a promover un plan de desarrollo en los países del triángulo norte centroamericano que frene la emigración. Porque la mejor medida de EEUU para frenar la emigración indeseable desde estos países, es multiplicar la cooperación para desarrollar este triángulo de países. Trump grita contra los inmigrantes, pero en el fondo se sirve de las caravanas para presionar a sus adversarios a que le aprueben la construcción del muro. Como ven, es una verdadera jugarreta política del señor Trump.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy martes 15 de enero de 2019.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *