Nuevos rescates dan esperanzas tras terremoto en Ecuador

abril 19, 2016

No para de sonreir incluso cuando dice que su familia le había comprado un ataúd y había organizado un velorio. Pablo Córdova fue extraído debajo de toneladas de escombros en Portoviejo, casi 48 horas después del potente terremoto del sábado.
No solo sonríe, sino que da gracias desde el hospital de Portoviejo a los rescatistas y a la vida, por esta nueva oportunidad, luego de haber estado al borde de la muerte y por momento sin esperanza.
El hombre de 51 años dice que lo primero que hará al llegar a su casa será deshacerse del ataúd que aún está en la sala y que lo esperaba para el velorio y el entierro.»¡Me encontraron vivo!», exclama y deja escapar una sonora carcajada.»¡Carajo, he vuelto a nacer! Pero mi mujer ya me estaba organizando el velorio», bromea Córdova, quien desde hace 20 años trabajaba los fines de semana como recepcionista del hotel El Gato, de Portoviejo, cuyos cinco pisos se desplomaron por el terremoto.
Él y cinco huéspedes estaban en el lugar. «Soy al único que han encontrado vivo y creo que es un milagro. Dios me ayudó en todo momento», asegura.
Relata que bajo sus piernas encontró una linterna y «la batería de mi viejo celular, que me duró porque lo apagaba, hasta que por fin el lunes encontré señal y pude llamar a decir que estaba vivo». «Por suerte tenía saldo en el teléfono», aseguró, mientras soltaba una de esas carcajadas que retumban de alegría y vida.(AP).



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *