Nuevas formas de entender la política

marzo 15, 2017

Tegucigalpa, Honduras

Probablemente los hondureños tendríamos que aceptar que hay dos formas de entender la política, distinguiendo a los partidarios de una conducta correcta, por un lado, que resulta ser demócrata, frente a los adeptos de decir una cosa y hacer otra distinta, que se relaciona con los políticos de mentalidad ratonil,  que gastan saliva hablando de pureza y transparencia, pero que   llegado al momento de la elección resultan electos por la ratería electoral.

Siguiendo los resultados de las pasadas elecciones primarias, es fácil observar quienes actuaron limpiamente, y quienes hicieron triquiñuelas, que si bien no ocurrieron  en grandes cantidades, las trampas que pudieron registrarse en filmaciones telefónicas pueden ser detectadas por las autoridades para proceder a hacer las correcciones y castigar a los tramposos.



Afirmamos que en términos generales las elecciones primarias transcurrieron en una normalidad que resulta asombrosa, sabiendo que  todavía hay muchas personas que cruzan la raya de la decencia para depositarle a la urna más votos de la cantidad asignada, como aconteció en una urna de un aspirante a diputado de Libre.

En Libre se hacen cosas como  inflar urnas con votos, que cuando las hacen personas de otros partidos políticos, merecen el más severo de los reproches, pero como el populismo goza de una insólita bula, pocos serán los que se atrevan a denunciar esta suerte de “trampitas sin importancia” que los agentes de Libre en las urnas manejaron en medio de un silencio inexplicablemente espeso. No se explica cómo en un partido que dice haber nacido como un grupo rebelde de espíritu indómito, cuyos miembros  dicen vivir para denunciar injusticias y los excesos de los partidos históricos, le trastocaron los votos a Miguel Briceño, el dirigente de los indignados, que participó en las elecciones por un rebaño de mansos corderos del partido Libertad y refundación, quienes le saltaron a la yugular para robarle los votos y dejarlo silbando en la loma, como quedan los coyotes que son sacados de la manada, por otros coyotes que son más feroces.

Posiblemente el indignado Miguel Briceño creyó que participando en Libre no tendría que temer a las triquiñuelas y raterías electorales que  les atribuyen solo a los partidos tradicionales, pero hasta que ha tenido su experiencia personal, de ser desplazado por los que se consideran los dueños de Libre,  Briceño tendrá más razones para indignarse, y parece que  aprenderá que este  no es un partido formado por gente pura, sino por pura gente que también tiene sus flaquezas y sus debilidades para hacer trampas y raterías. Es decir, Libertad y refundación es parte del contexto de la humanidad donde están mezcladas las buenas y malas personas.

El problema de la corrupción como trinchera no existe solo en los partidos tradicionales, también existe en Libre, donde no se podrán sacarse de encima los ratones que se manejan con un perfil de intocables, según ellos producto de lo más puro,  pero que manejan en la cabeza la mentalidad de hacer trampa. Y si no que lo diga  Miguel Briceño, o que respondan las personas que llenaron las urnas donde escrutaron 700 votos, cuando apenas en la lista votaron unas 200 personas.

No obstante estas triquiñuelas, volvemos a afirmar que estas elecciones primarias fueron ejemplares, y si bien ha habido denuncias como las mencionadas, la manipulación detectada no llega a nivel de pretexto como para rasgarse las túnicas, y hacerle sombra al evento electoral.

Siempre habrá pequeños sectores obstinados en desacreditar las primarias, pero es la misma gente que vive para el propósito de hacerle daño a Honduras. Los pocos casos de fraude son tan insignificantes que no implican la necesidad de pronunciarse para restarle puntos al evento, que ha sido muy reconocido en el ámbito internacional, donde se destaca el avance cívico de los hondureños.

Los nacionalistas son los ganadores contundentes de las primarias, sin embargo los liberales han salido unidos y fortalecidos, dispuestos a dar la gran batalla en las elecciones de noviembre. Los otros partidos, Libre y Pac,  ahora sueñan  con allegar a su alianza al que ha resultado la revelación política, el nuevo líder  liberal, Luis Zelaya. Así son las cosas y así se las hemos contado hoy miércoles 15 de marzo de 2017.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *