Nueva York ‘reinventará’ a su Policía tras protestas

junio 9, 2020

 

Estados Unidos



El gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, adelantó este martes que está preparando una batería de medidas legislativas con el objetivo de “reimaginar y reinventar” a la Policía tras las protestas antirracistas que han sucedido en Estados Unidos a raíz del caso George Floyd.

Durante su conferencia diaria, Cuomo aseguró que será una reforma “radical” en la que primará la transparencia sobre las actuaciones policiales y el uso de técnicas menos violentas.

El gobernador espera ver avances esta misma semana en la asamblea y el senado estatal, de mayoría demócrata, donde ayer lunes ya se aprobó una prohibición para que los agentes de policía no usen estrangulamientos durante las detenciones a sospechosos.

También se espera que en los próximos días se aborde la derogación de la sección 50a de la ley de derechos civiles que protege a los agentes de hacer público su historial disciplinario, lo que en muchas ocasiones dificulta conocer si hay un patrón racista durante el desempeño de su oficio.

“El modelo actual de policía no funciona (…). Debe haber una relación de confianza con la comunidad. Es el momento de un modelo nuevo e inteligente”, señaló Cuomo, quien insistió en la necesidad de que sea la fiscal general del estado quien ejerza como fiscal especial en los casos de violencia policial.

“Cuando hablamos de agenda de justicia hay que abordar el racismo sistémico en nuestra sociedad, y apoyo a los manifestantes en ello. (…) Debemos reformar el sistema de justicia penal, que es un fracaso lleno de disparidad racial”, reiteró el gobernador.

Andrew Cuomo volvió a criticar con dureza al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien durante esta mañana publicó un tuit sobre el anciano de Buffalo que se dio un golpe en la cabeza tras ser empujado por un agente.

“El manifestante de Buffalo empujado por la policía podría ser un provocador ANTIFA. Martin Gugino, de 75 años, fue apartado después de interponerse para escanear las comunicaciones policiales y bloquearles el equipo. Lo he visto y cayó más fuerte de lo que le habían empujado. Estaba apuntando al escáner. ¿Podría ser un montaje?”, tuiteó Trump, que no acompañó de ninguna evidencia sus afirmaciones.

Cuomo tildó al presidente de “temerario, irresponsable, malo y cruel”, de hacer un comentario “estúpido” totalmente “reprobable” y de “echar gasolina al fuego” en un momento de angustia e ira en toda la nación.

“Si en algún momento tuviese decencia, se debería disculpar por ese tuit. Es inaceptable. Sin pruebas, un ataque personal en un momento en el que el hombre sigue en el hospital. ¡Muestra algo de decencia, humanidad y justicia. Eres el presidente de Estados Unidos”, exclamó Cuomo visiblemente enfadado.

Por otro lado, el gobernador recordó que hoy entraron en la fase dos de la reapertura las regiones de Westchester, Rockland y Hudson Valley a la par que continúa bajando el número de positivos en todas las regiones.

De los más de 50 mil tests practicados en el día de ayer se registró un porcentaje de positivos por región inferior al 2 por ciento.

Cuomo anunció, asimismo, que repartirán 500 mil mascarillas y casi 38 mil litros de gel hidroalcohólico en los vagones del la línea de tren Metro-North, que dijo que estaban “impresionantes” y “más limpios que nunca”.

Además, el dirigente admitió que todavía persistían ciertos problemas de altas tasas de infección en algunos “puntos calientes”, sobre todo en la ciudad de Nueva York, donde el virus “se ha cebado con zonas de bajas rentas y con mayores niveles de pobreza”.

Asimismo, Cuomo conectó en directo por videollamada con el actor Sean Penn, quien ha contribuido de forma caritativa a la creación de nuevos lugares para hacerse las pruebas del coronavirus en los códigos postales más golpeados por la pandemia.

Penn indicó que era “importante” hacer las cosas correctamente, sobre todo para prepararse de cara a una posible segunda oleada del virus y alabó el “extraordinario compromiso” de los neoyorquinos para aplanar la curva.

En la ciudad de Nueva York, de forma similar, hoy el alcalde Bill de Blasio anunció que la proporción de positivos entre el total de testados ha bajado al 1 por ciento, un dato “increíble” que atribuyó a las 30 mil pruebas diarias que se realizan, los esfuerzos de rastreo y el comportamiento de los ciudadanos llevando mascarilla y distanciándose.

Por otra parte, el Ayuntamiento de la Gran Manzana, que ya ha comenzado su fase 1 de apertura, anunció que va a invertir casi 40 millones de dólares en la expansión de servicios sanitarios para alcanzar a 54 mil residentes en áreas golpeadas por la pandemia, sobre todo en Queens, que incluyen ayuda a la salud mental en colaboración con grupos comunitarios y religiosos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *