Nueva York fabricará 50 mil pruebas de COVID-19 a la semana

abril 14, 2020

 

Estados Unidos



El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, anunció este martes que la ciudad va a comenzar a fabricar 50 mil tests de coronavirus a la semana, dentro de un plan para multiplicar el número de pruebas de la enfermedad.

Una coalición de empresas, universidades y el sector público colaborará para producir dentro de la Gran Manzana los distintos componentes de estos test, que se espera comiencen a estar disponibles a principios de mayo.

Además, De Blasio anunció un acuerdo con una compañía del estado de Indiana por el que se adquirirán kits para otras 50 mil pruebas a la semana, con lo que Nueva York tendrá un suministro garantizado de al menos 100 mil a la semana.

El alcalde recordó que la capacidad para hacer tests a gran escala es algo fundamental a la hora de pasar a una segunda fase de la lucha contra la pandemia y poder recuperar poco a poco la actividad económica, permitiendo detectar los nuevos casos cuanto antes para evitar grandes rebrotes.

Durante las últimas semanas, las autoridades neoyorquinas han criticado al Gobierno federal de Donald Trump por su lentitud a la hora de facilitar los equipos necesarios para las pruebas del virus y otros suministros como máscaras y vestimentas para el personal médico.

En este sentido, De Blasio anunció además que varias empresas neoyorquinas se han sumado a una iniciativa para producir pantallas faciales para proteger a los sanitarios y que ya es capaz de fabricar 240 mil unidades a la semana, una cifra que se espera que aumente hasta 465 mil en unos días y a 620 mil poco después.

Ello permitirá, destacó, que la ciudad de Nueva York sea “autosuficiente” en lo que se refiere a este tipo de equipo clave para los hospitales.

También se están produciendo batas protectoras para el personal sanitario, actualmente unas 30 mil a la semana, pero que se espera que pronto puedan ser 200 mil.

Según explicó De Blasio, tanto en el caso de las pantallas faciales como en el de las vestimentas, se trata de cadenas de producción totalmente nuevas, pues ninguno de esos productos se fabricaba hasta ahora en Nueva York.

Con respecto a los datos de hospitalizaciones, ingresos en cuidados intensivos y porcentaje de pruebas positivas, tres indicadores en los que Nueva York se fija especialmente para ver la evolución del COVID-19, De Blasio dijo que tras las buenas noticias de la jornada anterior, se habían visto algunos retrocesos.

Estos datos confirmados, que se ofrecen con 48 horas de retraso, mostraron que el 12 de abril se siguió reduciendo el número de hospitalizaciones, pero aumentaron ligeramente las entradas en cuidados intensivos y el porcentaje de pruebas positivas.

“Esto es un recordatorio de que esto no va a pasar de un día para otro“, indicó De Blasio, que subrayó la necesidad de continuar con las medidas de confinamiento y distanciamiento social.