Novak Djokovic es eliminado por el 117 del mundo

enero 19, 2017

Denis Istomin: «Es la victoria más grande de mi carrera»

El uzbeco Denis Istomin, 117 del mundo, llegó hoy a lo máximo de su carrera deportiva luego de eliminar al serbio Novak Djokovic, número dos del mundo y último bicampeón por 7-6 (10-8), 5-7, 2-6, 7-6 (7-5) y 6-4 en el partido correspondiente a la segunda ronda del Abierto de Australia.



Djokovic, número dos mundial y seis veces campeón en Melbourne, no perdía tan pronto en un torneo del Grand Slam desde 2008 en Wimbledon.

El serbio cedió su primer puesto del ranking ATP a finales de 2016 al británico Andy Murray, tras un bajón en la segunda mitad de la temporada, debido en parte a una falta de motivación.

Pero su victoria en el torneo de Doha a principios de enero, en una disputada final contra Murray, auguraba un regreso a su mejor nivel.

En el inicio de este Abierto de Australia superó fácilmente en tres sets una primera ronda complicada contra el español Fernando Verdasco.

En la jornada del jueves, sin embargo, Djokovic, de 29 años, empezó mal el partido. Tuvo que salvar dos bolas de 2 sets a 0. Cuando se puso con ventaja de 2 sets a 1, todo el mundo pensó que la tormenta había pasado pero el uzbeko no tiró la toalla y terminó por dar la sorpresa tras 4 horas y 48 minutos de partido.

Nole jugó lejos de su mejor nivel. Demasiado pasivo en el fondo de la cancha, cometió muchos errores no forzados (72 en total) como en su momento más difícil de la temporada 2016.

Istomin jugó el partido de su vida. Nada anunciaba sin embargo que el uzbeko sería capaz de esa proeza. A sus 30 años, su mejor resultado en Grand Slam son dos octavos de final, en Wimbledon en 2012 y en el Abierto de Estados Unidos en 2013. En cinco partidos disputados contra Djokovic hasta hoy solo le había ganado un set.

Apenas terminado el partido, en diálogo con Jim Courier aseguró: «Lo siento por Novak pero estaba jugando muy bien y hoy hasta yo mismo me sorprendí con lo que jugué».

Emocionado, casi sin poder emitir una palabra, dijo: «No puedo procesar esto que pasó, es muy difícil».

Consultado sobre su juego, el uzbeco señaló que «en el tercer set tuve calambres en las piernas y no sé cómo aguanté».

Para la despedida y tras agradecer a su equipo, a su familia y a todos los presentes en el Rod Laver Arena, el ganador afirmó: «Es la victoria más grande de mi carrera. Este triunfo significa mucho para mí porque ahora sé que puedo jugar con ellos, los grandes y ganarles».

En tercera ronda, el uzbeco se medirá ante el español Pablo Carreño Busta (31º del mundo) quien superó al británico Kyle Edmund por 6-2, 6-4 y 6-2.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *