Widget Image

¡No son liberales!

TEGUCIGALPA, HONDURAS

La resolución del Tribunal Supremo Electoral, de anular el desaguisado del Consejo Central Ejecutivo del Partido Liberal, de expulsar a 17 diputados por negarse a acatar una disposición ilegal de ese consejo, que ordenaba no asistir a un acto de obligatorio cumplimiento en el seno del parlamento, además de hacer justicia ha sido muy afortunada. Y la reacción de los miembros del Consejo Central Ejecutivo, de desconocer la autoridad del TSE, solo corresponde a personas de carácter anárquico, comportamiento arbitrario que está en contraposición a la conducta de los verdaderos liberales que, a lo largo de su trayectoria, siempre se han mantenido en apego al respeto y cumplimiento de la ley.

¿Cómo pueden los miembros del Central Ejecutivo exigir a los diputados que acaten una orden ilegal, cuando por ley los miembros del parlamento están obligados a asistir a todas las sesiones, sin importar el carácter de cada sesión, puesto que los diputados  para eso devengan una remuneración que se paga con dinero que procede de los impuestos que pagamos los contribuyentes?

El espíritu autoritario de los miembros del Central Ejecutivo es una total contradicción a la esencia del liberalismo, que es la majestuosidad de las libertades donde la única limitación que existe es el respeto irrestricto a la ley. El Central Ejecutivo no puede ordenar a los diputados que incumplan las obligaciones que les establece el Congreso Nacional, en primer lugar porque los diputados no son electos por la autoridad del partido, resultan elegidos por los ciudadanos liberales, que les confían su voto para que los representen en el parlamento hondureño. Los diputados no son diputados del Central Ejecutivo, son diputados electos por el pueblo liberal, y al pueblo liberal es al que se deben desde el momento en que el TSE los declara ganadores de una curul en el Congreso.

El Central Ejecutivo del PL se ha hundido en  sus propias arenas movedizas, porque su conductor principal que es el presidente del organismo, viene caminando dando palos de ciego, haciendo gala de una torpeza espectacular, pero lo extraño es que estando a su lado, profesionales del derecho muy distinguidos, como doña Maribel Espinoza, que conoce bien las leyes, parecieran dispuestos a hacerle comparsa a don Luis Orlando Zelaya Medrano, en una carrera que los lleva a todos hacia el despeñadero del descrédito político.

Si los señores del Central Ejecutivo, además de pedirle a los diputados liberales que incumplan la ley del Congreso Nacional, de remate se atreven a desconocer la autoridad del TSE, ¿con que moral pueden exigirle a los diputados que acaten la reglamentación del organismo, si el Central Ejecutivo se ha exhibido como un desconocedor arbitrario de las leyes del Congreso Nacional, y como un organismo político rebelde que desconoce que en la jerarquía política del país, el TSE es la máxima autoridad en materia electoral que está por encima de los partidos políticos?

Con una conducta tan arbitraria como la que hace gala el central ejecutivo, sus miembros se han ganado muy merecidamente la duda de su verdadera militancia política, porque con ese sello arbitrario que ponen a sus últimas actuaciones se distancian de los principios del liberalismo y se ubican en los escenarios de la arbitrariedad, que son muy propios del autoritarismo y el totalitarismo. Un liberal no es un arbitrario, mucho menos un autoritario o un totalitario, los liberales son respetuosos de la ley, y como tal son dados al debate y a la discusión, pero sin caer en los excesos que conducen al desconocimiento de las leyes y al irrespeto de las jerarquías establecidas en la Constitución de la República.

Autoridades sin el manejo de estos conceptos fundamentales de la ley y el derecho no son autoridades, son agrupaciones sectarias que al estar dominadas por el desequilibrio con que actúan, pueden ser cualquier cosa, menos una autoridad respetable. Y cuando una autoridad de un organismo político, por sus actuaciones desacertadas pierde el precioso don del respeto del resto del conglomerado, debe ser removida del cargo inmediatamente para no lastrar con su mal proceder a todo un partido de gran trayectoria como el PL.

Porque con este lujo de desprecio a la ley, y desconocimiento a la autoridad superior, los miembros del Central Ejecutivo demuestran que no son liberales.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy viernes 15 de marzo de 2019.