Widget Image

No hay más que explicar

TEGUCIGALPA, HONDURAS

La jefa de la misión observadora de la Unión Europea, Marissa Mathias, brindó este día su informe final sobre el resultado de las elecciones hondureñas el año pasado. Y como era de esperarse, la UE ratificó que las actas electorales en poder de los partidos políticos son idénticas a las actas del TSE, con lo cual toda pretensión de los dirigentes y miembros de la Alianza de la Oposición, de torpedear el resultado, queda desvirtuada.

Las elecciones hondureñas de 2017 deben ser un capítulo cerrado, y que, lo que queda es regular la reelección, para que no vaya a resultar un resbaloso más atrevido que nadie que proponga que la reelección quede indefinida, para que, en caso de que él asuma la presidencia en las próximas elecciones, el poder le sea para toda la vida. No nos cansamos de repetir que la reelección de JOH no hubiera sido posible si al momento de la convocatoria efectuada por el TSE el año antepasado, los partidos de oposición hubieran condicionado su participación a que no se aceptara la inscripción de JOH, pero no lo hicieron y en ese momento le dieron el beneplácito a la reelección. Lo demás es una historia inútil para estarla repitiendo hasta el cansancio.

Con esta reiteración de la UE, la izquierda hondureña ya no tiene argumentos para estar expresando una frustración que no es tal, porque tanto Mel Zelaya como LIBRE sabían que sus posibilidades eran remotas y que más bien, si el resultado fue sorprendente, fue para ellos, cuando la primera parte del escrutinio le dio a Nasralla una ligera ventaja. Toda la historia de mentiras que han hilvanado Mel y Nasralla, ha tenido una correa de transmisión que ha arrastrado aquellos seguidores que simpatizan con la izquierda, tanto dentro como fuera del país, pero sin duda alguna la reiteración de la UE es, además de contundente, una bocanada de oxígeno  que depura el aire viciado con tanta falsedad que se transmite por las redes sociales, cuyos contenidos  se especializan en insistir en  mentiras políticas, con un humor espeso que busca degradar la dignidad.

Asombra como los embustes le ganan a la verdad una vez que son lanzados por esta cadena de la red, que es de lo más temerario, en donde se ha erigido un anti-hondureñismo, de parte de todas aquellas personas que se identifican con las fuerzas de izquierda. Por eso, cuando la diputada europea Marisa Mathias, jefe de la misión de la UE afirma en tono categórico que, se remiten a lo que vieron los observadores, que las actas electorales en poder de los partidos políticos son idénticas a las del TSE, le pone una contención a las elucubraciones y acusaciones falsas de parte de quienes quieren tener el poder sin haber podido ganar las elecciones.

En estos años de democracia, hemos tenido muchos ejemplos de elecciones en diferentes partes del mundo, donde surgen cuestionamientos, algunos parecieron razonables y otros sin un ápice de sentido. No tiene el suficiente tiempo para borrarse de la memoria la elección donde George Bush hijo venció al demócrata Al Gore en un escrutinio apretado en el estado de Florida. Más reciente estuvo la elección, donde Felipe Calderón Hinojosa venció a Andres Manuel López Obrador por una diferencia de 250 mil votos, que en el volumen electoral de México es una ventaja liviana. Y más reciente, que se puede decir de la elección salvadoreña, donde el comandante Salvador Sanchez Cerén venció al arenista Norman Quijano por la exígua diferencia de unos 5,600 votos. El remate de la controversia la tuvo el mundo electoral con la victoria de Donad Trump sobre Hillary Clinton, en una contienda donde todavía se dice que los rusos metieron las manos a través de los troles para favorecer a Trump.

Ninguna elección en los últimos tiempos se salva de su cuota de controversia, nada más que en Honduras, quienes la han protagonizado son los que quisieron adjudicarse la victoria antes de haber finalizado el total del escrutinio. Nos queda de lección haber aprendido en las pasadas elecciones, que hay políticos que actúan para trazar un norte positivo para Honduras, para hay otros con intenciones aberrantes que aterran. Pero, las cosas comienzan a descifrarse por obra de los delegados de una verdadera democracia limpia, como es la europea, cuya misión observadora encabezada por la euro-diputada Marisa Mathías, ha dejado verdaderamente establecido que la democracia hondureña no fue horadada ni mucho menos mancillada durante el proceso electoral de noviembre pasado. Que los resultados contenidos en las actas en poder de los partidos políticos son idénticos a las actas publicadas por el TSE.

Y nos parece que, en base a la seriedad de la misión europea, es imprescindible atender sus recomendaciones para mejorar nuestro sistema electoral y sentar las bases para un diálogo nacional constructivo en función de Honduras.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy lunes 5 de marzo de 2018.