HONDURAS: niños, las nuevas armas en el cobro de extorsión

febrero 21, 2017

El crimen organizado en Honduras recluta niños para cobrar la extorsión a sus víctimas.

Su apariencia inocente  no los delata. Para cualquier ciudadano común, son niños en edad escolar, sin embargo, estos menores hoy, están siendo utilizados por pandilleros para realizar el cobro de extorsiones en el valle de sula y en el resto de Honduras.

El portavoz de la Fuerza Nacional Antiextorsión (FNA), en San Pedro Sula, expresó que, en operativos ejecutados en 2016, se detuvo a jóvenes pandilleros en San Pedro Sula y en La Lima, y, en esos grupos, había dos niños de 10 y 11 años de edad, respectivamente.



“Es preocupante porque pudieran ser más niños de esa edad en poder de estructuras criminales pero tenemos el límite del sub registro y, al ser menores, operan con mayor libertad ante una autoridad que no se imaginaría que están cobrando dinero ilícito porque se confunden con los clientes sin inspirar desconfianza”, expresa. Estos niños cobrarían  el “impuesto” en un promedio de 30 a 50 negocios diarios.

Para revertir esa tendencia, formuló un llamado a las familias para, de esa forma, estar alertas  y adoptar los correctivos necesarios que les permitan  rescatar a sus hijos o hijas en caso de vivir una situación de esas. “No vacilen en denunciar al 143”, señala.

Puedes ver también: Honduras: armas por cocaína entre policías y las FARC

En 2016, se detuvo a  integrantes de unas 14 bandas dedicadas a ese flagelo que ha dejado una secuela de millonarias pérdidas materiales y humanas en nuestro país. En el Valle de Sula, operaciones  en las cuales participaban menores se reportó en La Lima y en la colonia Luisiana, al sur oeste de San Pedro Sula.

La FNA  dio cuenta que, en 2015, se detuvo a 355 personas por extorsiones, de las cuales 112 eran menores de edad. Ellos, no alcanzan la cárcel sino centros de internamiento, con una débil estructura física y  de reinserción a la sociedad, por lo cual   pueden escapar fácilmente y volver a su labor delictiva.

Realidad o no, los cuerpos de inteligencia han endurecido operaciones y orientado campañas de prevención en centros educativos para evitar que menores caigan en las garras de la delincuencia común y organizada.

Expertos sostienen que no existe una solución rápida y fácil para este problema. En su lugar, los tomadores de decisiones deberán insistir porque esa lucha,  probablemente, sea prolongada.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *