Niño de 12 años viola a un niña de cinco en Bolivia

marzo 3, 2020

El agresor llevó a su casa a la niña con engaños y allí cometió el abuso.

Bolivia

Un caso de violación a una niña de 5 años cometida por uno de 12 quedó al descubierto  en Bolivia, en una situación en la que el menor agresor no puede comparecer ante un juez conforme a las leyes del país en ese campo.



El suceso ocurrió el pasado 24 de febrero en la Villa Primero de Mayo, un barrio periurbano de la ciudad boliviana de Santa Cruz, la más poblada de Bolivia, aunque se conoció recién hace algunas horas cuando varios medios locales informaron al respecto.

“Evidentemente es una niña menor, que tiene 5 años y el agresor en este caso es un muchacho que tiene 12 años”, confirmó el representante de la Defensoría del Pueblo de Santa Cruz, Brayan Tintaya, tras una indagación realizada por esa entidad.

El agresor llevó a su casa a la niña con engaños y allí cometió el abuso, señaló la madre de la víctima a los medios locales.

Cuando sus padres se dieron cuenta de que presentaba una herida que le sangraba, la niña dijo en primera instancia “que se había caído”, precisó Tintaya.

Al día siguiente, los padres de la niña la llevaron a un hospital cuyo personal reportó el suceso a la Defensoría de la Niñez y la Adolescencia cruceña que instruyó que dos funcionarios indagaran el caso, añadió.

El representante de la Defensoría del Pueblo sostuvo que una valoración psicológica determinó “que el sangrado no sería producto de una caída sino sería producto de una violación” por parte de otro menor.

La normativa boliviana establece que los menores de 14 años son “inimputables” o que no se los puede juzgar, y que la consecuencia de sus actos debe ser atendida por sus padres.

Al respecto, Tintaya indicó que los padres del agresor deberán correr con gastos como los del tratamiento psicológico, la medicación y la cirugía a la que se sometió a la pequeña por presentar un “desgarre” a causa de la agresión.

“Asimismo, un juez especializado en niñez y adolescencia establecerá las terapias que tendrá el agresor que debe continuar ahora”, remarcó Tintaya que decidió investigar el caso de oficio.

El funcionario señaló que se trata de una agresión “lamentable” que ha impactado a la sociedad boliviana y que debe empujar a las autoridades locales a “reflexionar” sobre las medidas que se deben asumir para prevenir hechos similares.