Nasralla y el rapto electoral

diciembre 15, 2021

TEGUCIGALPA, HONDURAS

De cualquier otro aspirante se podría esperar una denuncia de contenido tan explosivo como la que hizo detonar ayer el designado presidencial electo Salvador Nasralla, menos de un miembro de alto nivel del nuevo gobierno, porque, aunque la característica de Salvador Nasralla es ir de frente cuando dispara sus ráfagas verbales contra quienes le han hecho daño, esta vez la fusilería verbal fue contra el socio político que le brindó hospedaje cuando más lo necesitaba, porque las encuestas, según lo dicho por «la diputada bailarina» lo mostraban cuesta abajo y de rodada.



Lo que Salvador Nasralla denunció ayer es una especie de rapto electoral, del que culpó a los miembros del CNE, muy particularmente a la representante de LIBRE por no haberle cuidado los votos, que según ha dado entender Salvador Nasralla, le han sido robados en el propio CNE, por lo que su partido PSH no ha obtenido los votos que esperaba. Y como Salvador es experto en hacer sus propios cálculos, PSH sacó un 40% contra un 30% de LIBRE en la elección. Por el tamaño de la implicación, la denuncia de Salvador Nasralla no es un simple rifirrafe, tiene una connotación mayor, porque al decirle a los electores que de nuevo le robaron su voluntad y que también estas elecciones fueron robadas, pone en la picota la legitimidad de todo el evento electoral. Y no es que la palabra de SN sea ley, pero siendo parte del nuevo gobierno, del que es designado presidencial electo, las declaraciones de Salvador abren grietas en la alianza, y por supuesto, el malestar que cunde en LIBRE en todos los niveles es para pedirle al máximo dirigente del Partido LIBRE que no le abran las puertas de Casa Presidencial a SN. Esto por supuesto, si llegara a darse, agrandará más las grietas y hasta podría llegar a romper la cohesión parlamentaria entre LIBRE y PSH lo que dejará abiertas las puertas a los partidos de oposición para consolidar una directiva en el Congreso Nacional que permita que desde el hemiciclo hondureño se establezca el sistema de pesos y contrapesos que tanto bien le hará a la democracia hondureña.

Esto que pasa en el círculo de la alianza de hecho, LIBRE-PSH, no debe causar estupor, las rupturas en estas situaciones cuando no hay una alianza legalmente establecida en los términos que permite la ley, se dan cuando los aportantes del caudal electoral terminan disputándose quién fue el que dio más a la causa. LIBRE obtuvo más diputados, PSH menos, pero aquí es donde el tábano pica a la mula para que esta corcovee. Nasralla dice que fue en el CNE donde los que administran la elección lejos de cuidarle sus votos se los robaron, y que en sus cuentas, muy parecidas a las cuentas de Garrison, el obtuvo un 40% de la elección mientras LIBRE solo sacó el 30% y por eso en la calle la gente le dice que él es el verdadero presidente.

Que en plena apoteosis política, cuando todavía la gente de LIBRE sigue reventando cohetes y morteros, su primer designado presidencial Salvador Nasralla diga que estas elecciones también responden a un fraude, es un batazo con las bases llenas, sin que hayan guantes que se atrevan a salirle al paso a la denuncia del líder del PSH. Lo de Nasralla no es una divergencia, ni pareciera una disidencia, porque el señor de la televisión igual que Xiomara también resultó electo por el voto popular. Nadie de LIBRE aunque quisiera, puede removerlo del puesto para el que fue electo, lo que sí podría pasar es que el 28 de enero le digan que no lo quieren ni siquiera en un rincón de Casa Presidencial y que su oficina estará distante de la Presidenta Xiomara Castro. ¿Qué sucederá si llega ese momento? Pocos se lo imaginan, pero presumimos que Salvador irá bien cargado de aire en los pulmones para tener las municiones suficientes para descargar sus baterías.

Lo que estamos diciendo no son elucubraciones perversas, responden a un escenario que aunque por los momentos es imaginario, se ve reflejado en las expresiones de Salvador Nasralla, que reitera que las elecciones del 28 de noviembre fueron fraudulentas y que a él le robaron tantos votos para dejarlo reducido en el número de diputados. Por lo tanto no es un espejismo inventado, a Salvador Nasralla nadie lo saca de que estas elecciones se las robaron personas que representan a LIBRE en el CNE. Un verdadero rapto que a cualquier otra persona le provocaría un trastorno mental, pero que Salvador lo arregla denunciando a su socio político, el Partido LIBRE, ni más ni menos de haberle robado muchos votos para dejarlo en el número de diputados que tiene ahora.

Y esto presagia que LIBRE no podrá contar con seguridad con los diputados del PSH en la bancada del Congreso Nacional. Así que, para LIBRE la cosa se le puso color de hormiga en sus aspiraciones de controlar el Congreso Nacional.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy miércoles 15 de diciembre de 2021.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.