Mutismo judicial

diciembre 28, 2022

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El 2022 pasará a la historia como el año que ha registrado episodios de polémica por la actuación de la justicia que han contribuido a una imagen de confusión muy dañina para el Poder Judicial. El embrollo en que cayó el Congreso Nacional, por la forma arbitraria e ilegal en que no fue electa sino impuesta la directiva del parlamento hondureño, es una situación que deviene en una cascada de actos ilegales, desde la aprobación del decreto de amnistía, hecho a matacaballo para liberar de cargos a unos y acciones judiciales a otros, por lo que bien merecidamente la prensa hondureña lo bautizó como «pacto de impunidad».



Donde el Poder Judicial se gana la máxima desaprobación y el reproche nacional, es por su desconcertante actuación al lavarse las manos y hacer un mutis irresponsable al no pronunciarse sobre los recursos interpuestos sobre la elección tan irregular como arbitraria de la actual directiva del Congreso Nacional. Esta es una cuestión de suma gravedad, porque los autores de la violación constitucional se dan el lujo de pavonearse en los medios de comunicación, con una impertinencia impregnada del más vulgar de los cinismos, diciendo que la elección de la directiva del Congreso Nacional es algo que ya no tiene caso discutir.

Este tipo de declaraciones, que por supuesto son declaraciones extrajurisdiccionales, solo pueden ser desautorizadas por un pronunciamiento del Poder Judicial sobre los recursos interpuestos. Los sectores de opinión pública, con el conocimiento legal que nos asiste por haber cursado la Facultad de Derecho, tenemos el deber de pronunciarnos desde los medios de comunicación, porque hemos sido testigos de la violación flagrante del procedimiento legal establecido por la Constitución de la República para elegir a los directivos del Congreso Nacional.

Esos mismos procedimientos contemplan que los sectores de la sociedad pueden interponer recursos ante el Poder Judicial cuando se viola la norma fundamental en un acto de tanta repercusión nacional como es la elección de los directivos del parlamento hondureño. Estos procedimientos están previstos en nuestras leyes y a ellos hay que atenerse. El problema está en que los actuales magistrados del Poder Judicial guardan una discreción sospechosa, prefiriendo mantenerse en el silencio, dejando pasar el tiempo, permitiendo que en el Congreso se sigan tomando decisiones que todos sabemos que son acciones ilegales por salir en un escenario ilegitimo.

Por primera vez Honduras se encuentra en un mayúsculo desbarajuste legislativo, porque al haber sido impuesta en forma arbitraria la actual directiva del Congreso, sin que el Poder Judicial, que es la institución que tiene en sus manos dirimir el problema, se decida a asumir con responsabilidad su papel constitucional. El resultado final es que Honduras está regido por un parlamento que fue secuestrado por la fuerza en el mes de enero, para imponer una directiva que no tiene revestimiento constitucional y que por lo tanto solo es un grupo de personas que hacen una gestión chapucera, que tarde o temprano deberán ser sometidos a una investigación penal por ser merecedores de una acción criminal.

El asunto es que no solo se trata de la elección arbitraria de la directiva del Congreso Nacional, para rematar esta la cadena de despropósitos que está cometiendo el ilegal presidente de esta directiva, señor Luis Redondo, desde el pacto de impunidad hasta el uso del dinero público repartido a la garduña a los diputados, con el evidente propósito de comprar sus afectos y su apoyo para el momento de votar por la elección de los nuevos magistrados del Poder Judicial, del oneroso presupuesto de la República y más adelante, quién sabe si en el paquete entra el apoyo a una asamblea constituyente.

Todo este espectáculo ha llegado a este estado de desorden por culpa del Poder Judicial, porque su abstención sospechosa vulnera el Estado de Derecho. Cuando los magistrados, que son los verdaderos protagonistas de la justicia, que es como los configura la Constitución de la República para hacer que se cumpla la ley para que los hondureños podamos convivir pacíficamente, quién sabe por qué razón deciden quedarse mudos, mientras los demás sectores de la nación lo único que podemos hacer es señalarlos como los grandes responsables de un espectáculo judicial triste, en el que su decisión es dejar a Honduras en manos usurpadoras que, al ver la ausencia de la aplicación de la ley, creen que de esa forma se podrán quedar con toda Honduras.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy miércoles 28 de diciembre de 2022.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




buy windows 11 pro test ediyorum