Argentina: queman a joven embarazada durante ritual satánico

agosto 20, 2017

La joven fue reducida a cenizas, lo único que quedó de ellas fue la cadenita que llevaba puesta

Argentina.

Minutos de sufrimiento, horror, y lenta agonía, fue lo que sufrió Fernanda Pereyra, joven de 26 años, que, al momento de su asesinato estaba embarazada.



Le clavaron un cuchillo en el pecho, del lado del corazón. Depositaron su cuerpo sobre leña de álamo, palets y cubiertas, y lo rociaron con combustible para que ardiera en la hoguera.

Su cuerpo estaba en predio baldío en la ciudad de Rincón de los Sauces, y alrededor de los restos humanos las autoridades encontraron restos de tablas, gomas y grandes cantidades de combustible, la joven fue reducida a cenizas, lo único que quedó de ellas fue la cadenita que llevaba puesta.

Los peritos determinaron que fue objeto de extraño ritual, el lugar donde quemaron a la chica no fue cosa del azar; el campo está a la altura del kilómetro 6 de la ruta 6 y ella tenía 6 meses de gestación, “este gesto cruel y morboso fue para el 666, el número bíblico de ‘La Bestia’”.

Tras el aterrador homicidio en el mes de julio, las autoridades detuvieron a la ex pareja de la joven, Luciano Hernández, y a dos amigos de él, Osvaldo Castillo y Diego Marillán.

Según informaron fuentes del caso, los presuntos responsables están relacionados con el tráfico de drogas en la zona y practican satanismo y otras creencias de origen africano. Por eso, los investigadores creen que la víctima fue sometida a ritual en el que involucra a “La Santa Muerte”, el santo de los narcotraficantes, y a “Destranca Rua”, entidad relacionada con el kimbanda, culto angoleño.

Los tres sujetos tienen en el cuerpo tatuajes relacionados con credo oscuro y sangriento, en la piel predominan los dibujos de tridentes y mujeres en llamas. En la vivienda de los sospechosos descubrieron música satánica e imágenes en las que predomina la idea del Diablo como entidad superior y en el patio de la pensión encontraron oveja que a decir de los involucrados usarían en sus ceremonias.

Lea además: Encuentran mensajes subliminales y demoníacos en “Despacito”

En noviembre de 2016, Pereyra fue testigo del crimen de Franco Orellano, persona vinculada al narcotráfico a quien le quitaron la vida, desde entonces las amenazas eran algo frecuente, pero las autoridades no vinculan su homicidio con esos hechos.

Según la investigación que llevan a cabo los fiscales los tres detenidos subieron a la joven a vehículo Renault Kangoo y la acuchillaron, luego la llevaron al predio donde la colocaron entre matorrales, maderas y gomas donde le perdieron fuego, no sin antes según narraron los presuntos responsables de participar de ritual satánico.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *