Murió un día antes de celebrar sus XV años, chambelanes bailan alrededor de su ataúd

marzo 7, 2019

México

La fiesta de una quinceañera es la más esperada de la sociedad y una de las más grandes ilusiones de muchas mujeres, pasan años planeando en tan esperado evento, pero el destino puede ser muy cruel.



Tal fue el caso de la quinceañera que por respeto a la familia llamaremos Karen, que esperaba con ansias el día de su fiesta

La noche del pasado viernes Karen cumplió sus 15 años y su fiesta sería al día siguiente, pues por ser sábado podrían asistir todos sus amigos y familiares.

El viernes Karen se encontraba en su casa cuando su novio llegó con un ramo de rosas y una invitación sorpresa para llevarla a cenar, ella aceptó encantada y salieron sin imaginar que sería a su destino final.

Un accidente automovilístico le quitó la vida a la joven mujer y su novio quedó gravemente lesionado esto conmocionó a toda la familia y amigos de karen que tomaron la decisión de velar el cuerpo en el salón de fiestas en donde ya tenían todo preparado para sus quince años.

Murió un día antes celebrar sus 15 años 3

Al día siguiente los adornos y globos lucían en la entrada al salón y la gente comenzaba a llegar con regalos y muy bien arreglados, muchos de los amigos no se habían enterado de la tragedia y eso fue por decisión de la familia de Karen, ya que tenmian que nadie llegará a su fiesta de XV años.

La música era discreta y la misa en la había sido cancelada, pues el padre acudiría al salón, así que desde la iglesia algunos de los familiares daban las indicaciones de que se fueran directo al salón.

El reloj marcaba las cuatro de la tarde y el salón estaba casi lleno cuando llegó la carroza fúnebre entre todos los chambelanes bajaron el ataúd de Karen quien llevaba puesto el hermoso vestido que había escogido y junto a su madrina.

Que esta pasando, se preguntaba la mayoría de los asistentes, que al momento eran despejadas sus dudas por algunos de los familiares.

El sacerdote llegó a los pocos minutos y comenzó la misa de cuerpo presente, fue algo muy triste, después sirvieron la comida y comenzó la música, los chambelanes bailaron su coreografía frente al ataud, lágrimas escurrían en sus mejillas y tomaban la mano al aire imaginando que era de la quinceañera.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *