Muere atacada por tiburón reconocida ejecutiva de Wall Street

diciembre 4, 2017

La muerte de Rohina Bhandari conmovió a Wall Street, donde era muy conocida por su trabajo financiero y su labor caritativa

 

Costa Rica



Una reconocida ejecutiva de Wall Street murió, mientras practicaba buceo con un grupo de amigos, en  en una remota isla de Costa Rica según informó el Ministerio de Medio Ambiente de ese país.

El hecho ocurrió en el Parque Nacional Isla de Cocos, a casi 500 kilómetros sobre el Océano Pacífico, donde otras 18 personas participaban del recorrido que incluía nadar en las profundidades con asistencia.

Muere reconocida ejecutiva de Wall Street, atacada por tiburón

Rohina Bhandari, de 49 años, fue atacada por un tiburón que intentó devorar sus piernas provocándole profundas y mortales heridas.

Lea aquí: 

En el momento del feroz ataque Bhandari,  se encontraba junto a su instructor de buceo, quien también sufrió cortes, aunque este logró sobrevivir.

La ejecutiva, era una reconocida figura de Nueva York, Estados Unidos, y  falleció producto de la interminable pérdida de sangre que los paramédicos que la atendieron no pudieron detener.

En un determinado momento un tiburón tigre de grandes dimensiones atacó a la mujer y a su instructor.

Según, el diario local,  La Nación el instructor de buceo percibió la amenaza y alertó a los buceadores para que intentaran emerger y ascender a la embarcación, aunque sin éxito para Bhandari quien ya estaba en la superficie cuando recibió las mordeduras fatales.

El gerente de Undersea Hunter Group la compañía que organizó el viaje  Alan Steenstrup, señaló que aún están conmovidos por lo ocurrido y que ahora estaban enfocados en ayudar a los familiares de la víctima y a las autoridades para esclarecer lo ocurrido.

Bhandari vivía en Upper East Side de Manhattan y era directora en WL Ross & Co. LL, una firma financiera reconocida en Wall Street y fundada por el actual Secretario de Comercio, Wilbur Ross.

También era muy conocida en los eventos de caridad de la Gran Manzana que solía frecuentar y en los que acostumbraba ayudar generosamente.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *