Muere el último cacique indígena en Honduras; tenía 115 años

junio 29, 2015

El último cacique indígena hondureño murió de neumonía y de insuficiencia cardíaca a los 115 años, informaron este fin de semana las autoridades.   
Cipriano Martínez falleció el viernes por la noche en el Hospital Escuela Universitario tras ser internado hace dos semanas, indicó esa clínica estatal en un comunicado.
Señaló que esta semana iba a ser dado de alta porque había evolucionado satisfactoriamente de su enfermedad, pero recayó.   
Su hija Melania Evangelina Martínez, de 18 años, retiró el cuerpo de quien fuera el hombre más longevo de Honduras.
El cacique, que tuvo 13 hijos, pertenecía a la aguerrida etnia tolupán o xicaque de la Montaña de La Flor, la cual radica a unos 120 kilómetros al noreste de la capital.   
Una popular anécdota señala que un grupo de tolupanes llegó a la Casa Presidencial a protestar por la indiferencia gubernamental en resolver problemas de sus tierras, que estaban siendo tomadas por terratenientes. 
Al ex presidente Manuel Zelaya le llamó la atención que el cacique no asistió, y al preguntar el porqué de su ausencia, los tolupanes le respondieron: «está enojado contigo porque dice que eres un mentiroso, le ofreciste un burro y no le diste nada».   
De inmediato el gobernante ordenó buscar y comprar el asno, y se lo envió a Cipriano, quien entonces vino a Tegucigalpa para entrevistarse con el mandatario.   
Los tolupanes ofrecieron resistencia durante la conquista de Honduras encabezada por Pedro de Alvarado en 1536, quien los derrotó al apresar a su entonces cacique Cicumba y dejarlo morir de hambre. 
Ellos aún ocupan sus tierras originales, donde viven desde el siglo XV en cuatro de las 18 provincias de Honduras. En la Montaña de la Flor hay alrededor de 800 tolupanes pobres, cuando en 1855 radicaban 7.000.



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *