Muchas enfermedades en Honduras han sido «descuidadas» debido a la pandemia

abril 23, 2021

Tegucigalpa, Honduras

Honduras vive una «situación alarmante» no solo por la acelerada incidencia de muertes y contagios de covid-19, sino también por otras enfermedades que han sido «descuidadas», dijo este viernes a Efe el exministro de Salud Carlos Aguilar.



«Hoy nos encontramos en una situación muy alarmante, no solo por el incremento de casos de contagios y personas fallecidas, incesante y persistente, sino también porque una serie de enfermedades que viene sufriendo la población han sido descuidadas», subrayó Aguilar, de 57 años y quien en 2020 contrajo la covid-19.

Agregó que muchos padecimientos han sido descuidados por «falta de recursos humanos, de planificación, pero, sobre todo, de una estrategia inteligente».

UN SISTEMA SANITARIO OBSOLETO

«Enfermedades como el cáncer de pulmón, la tuberculosis, respiratorias de otro tipo, la diabetes y problemas crónicos de salud como la desnutrición han aumentado, produciendo un enorme retraso en los índices de desarrollo, al menos en el campo sanitario», enfatizó el galeno, especialista en Neumología.

Aguilar señaló que Honduras es uno de los países que, previo al inicio de la pandemia, ya mostraba signos objetivos de un sistema de salud precario.

«La pandemia vino a terminar de desnudar nuestra dura realidad, con un sistema de salud obsoleto, con una red hospitalaria que ha sido superada con creces, producto de la pandemia», sostuvo.

Aguilar, quien trabaja en el hospital del Instituto Nacional del Tórax, en Tegucigalpa, dijo que ese nosocomio, que recibe pacientes de todo el país, ha sido «totalmente sobrepasado en su capacidad».

«Se han tenido que habilitar salas especiales que eran destinadas para atender otro tipo de pacientes, la cantidad de recursos humanos es insuficiente, aun cuando debemos reconocer que las autoridades del hospital han hecho un esfuerzo enorme contratando personal», dijo.

LENTO PROCESO DE VACUNACIÓN

«El Tórax», como también conocen los hondureños al hospital y que recibe pacientes con condición moderada o grave de covid-19, ha enfrentado «una situación nunca antes vista, con cupos sobrepasados arriba del 100 por ciento y con un déficit importante en la atención de otras enfermedades que históricamente antes se atendían en la institución», enfatizó.

Hay días que la ocupación ha llegado hasta el 120 por ciento y, a manera de ejemplo, Aguilar, quien se especializó en Neumología en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias de México, señaló que «se abrió una nueva sala con 24 camas para pacientes con covid-19 y en menos de seis horas había 20 ocupadas».

Las perspectivas son desalentadoras porque el proceso de vacunación, según el especialista, va muy lento, por lo que considera que Honduras será uno de los últimos países en lograr una inmunidad colectiva que le permita volver a la normalidad.

«Aún en términos de nuevas condiciones laborales, creo que Honduras tendrá un desplome sostenido en su economía al ser un país que no logra que su población esté vacunada», presagió el galeno.

HONDURAS DEBE SER DIFERENTE DESPUÉS DE LA PANDEMIA

Poco tiempo después de que la covid-19 se comenzó a expandir en Honduras, Aguilar contrajo la enfermedad, pero en principio creyó que podría ser un dengue u otra enfermedad respiratoria, aún sabiendo que atendía pacientes contagiados.

La situación fue «muy difícil» y ahora que Aguilar, también docente universitario, ve «hacia atrás», le resulta «impresionante» todo lo que sabe sobre la enfermedad, principalmente lo que no se debe dar a los pacientes.

«En aquel momento de enfermo me tocó tratar con algunos medicamentos que hoy sabemos que no funcionan, además conocemos muchas de las complicaciones, y cuando pienso que pude haber tenido una complicación grave, me siento muy afortunado, esta experiencia me ha vuelto todavía más empático con mis pacientes, con mis compatriotas», indicó Aguilar.

Señaló además que, por la experiencia que vivió con la covid-19, ha podido «conocer y sentir aún más el dolor de los familiares de perder a un ser cercano».

Por la covid-19 Aguilar ha perdido a muchos colegas, algunos conocidos desde que comenzaron a estudiar medicina; enfermeras y otro personal sanitario.

«Esto ha sido una experiencia muy dura, muy aleccionadora y me ha hecho sentir aún más el compromiso de seguir aportando desde mi trinchera, que es la medicina», relató.

Entre la conmoción por lo que ha vivido el país, con más de 5.000 muertes, 205.000 contagios y menos del 1 % de sus 9,5 millones de habitantes vacunados, Aguilar considera que «Honduras debería de ser diferente desde toda perspectiva una vez que logre ir saliendo de esta pandemia». EFE

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *