Miles de ojos nos vigilan

mayo 18, 2017

Hace muchos años la televisión mexicana transmitía un programa que llegó a ser muy famoso en toda América Latina, con la conducción de Pedro Ferriz, un locutor muy popular que alcanzó la cima con el programa “Un mundo nos vigila”, dedicado a las extrañas como supuestas visitas que objetos voladores no identificados hacen a diferentes partes del planeta, sin que hasta ahora se haya podido identificar con certeza qué clase de aparatos y con qué tripulación aterrizan procedentes de otros planetas.

Pedro Ferriz ya no existe, el programa tampoco, pero en youtube se puede ver gran parte de la serie «Un mundo nos vigila», mantiene la sensación de que siempre hay otros ojos que están sobre nosotros, observándonos en cada movimiento.
El martes anterior estuvimos presenciando como opera el sistema nacional de emergencias, que conocemos popularmente como el 9 1 1 (911), pudiendo apreciar la utilidad que este enorme sistema brinda a la ciudadanía y en general al Estado. Hasta antes de entrar en funcionamiento el 911 los hondureños estábamos desprovistos del beneficio de los avances tecnológicos aplicados a la salvaguarda de la seguridad de las persona, como tampoco el Estado contaba con estas herramientas tecnológicas avanzadas para combatir las acciones delictivas y a sus autores.
Al escuchar las explicaciones del Ministro Comisionado Lisandro Rosales sobre el funcionamiento del 911 comprendimos la utilidad enorme del sistema de cámaras de observación que hay en toda la capital. Son muy pocos los lugares que escapan a estos miles de ojos que hoy nos vigilan, porque donde hay una de estas cámaras no puede escapar ningún movimiento de personas o vehículos y cada aparato de estos tiene una gran capacidad de enfocar áreas inmensas, de manera que un accidente, un secuestro, una infracción cometida por un imprudente y cualquier hecho que se da en las calles y avenidas, están siendo registrados por los millones de ojos del 911, dada la capacidad inmensa de observación que tiene cada cámara, que equivale a miles ojos por aparato.
Todo lo que está pasando, o lo que ha ocurrido, es enfocado y a la vez registrado por las cámaras, de manera que nada se escapa. A esto se debe la capacidad de reacción de la policía para interceptar a los malhechores a los pocos minutos de haber cometido una fechoría. Quedamos impactados del caso de un vehículo cuyos tripulantes se dedicaban a asaltar a personas que salen de los bancos de realizar operaciones.



Este caso en particular era seguido por las cámaras del 911, en donde los operadores lo percibieron como sospechoso, cosa que comprobaron el día en que se aparcó frente a las instalaciones de una oficina bancaria en espera de la víctima. Y en ese mismo lugar fue interceptado por la policía, dando captura a los delincuentes.
El 911 tiene una formidable capacidad de respuesta en caso de accidentes, porque ha logrado concatenar a todos los cuerpos de servicio que tienen ambulancias, como el cuerpo de bomberos, la Cruz Roja y demás, para que un vehículo de rescate de ellos acuda en auxilio inmediato, dependiendo de la distancia del lugar donde ha ocurrido el hecho.

Así vimos como a los pocos minutos de haber sido atropellado un motociclista era recogido por una ambulancia del cuerpo de bomberos, solicitada por una simple llamada al 911, que coordina en cuestión de segundos la movilización de una ambulancia solicitada.
Infortunadamente al 911 llegan centenares de llamadas con reporte falso, desde pedir una hamburguesa, hasta un falso incendio, o una matanza que no ha ocurrido. Pero el 911 se prepara para castigar a los autores de las llamadas falsas y pronto estos verán reflejadas en sus facturas de teléfono, multas que están contempladas en la Ley.
Pero además de ser un auxiliar extraordinario para salvar vidas, o para capturar delincuentes, el 911 está ayudando a combatir la violencia doméstica, porque gracias a que un hijo u otro pariente reporta al 911 que el marido está golpeando a su mujer, se ha capturado a individuos salvajes, maltratadores de mujeres.
El sistema nacional de emergencias también está preparado en caso de que hubiera una catástrofe o tragedia natural, porque la información recogida por las cámaras permitirá a los cuerpos de socorro movilizarse en el menor posible al lugar donde se registre el daño. En fin, el marco de servicio y apoyo que el 911 presta a la ciudadanía hondureña es vasto, valió la pena la inversión, es más, el 911 debe ser ampliado cuanto antes a SPS, La Ceiba, Choluteca y otras ciudades.
Hasta ahora el 911 se financia con los ingresos de la tasa de seguridad, no cuenta con ningún apoyo de la cooperación internacional, y eso más bien es reconfortante, porque significa que los hondureños podemos avanzar sin tener que estar poniendo la mano a cada paso para recibir la dádiva. Lo bueno es que las autoridades no necesitan tener francotiradores en cada calle para detener a los delincuentes, con los ojos del 911, las autoridades pueden estar en todos lados a la vez y capturar a los maleantes, o socorrer a alguien que ha sufrido un accidente. Y hasta salvarle la vida a una pobre mujer, agredida por un marido salvaje. Así son las cosas y así se las hemos contado hoy jueves 18 de mayo de 2017.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *