Miles de personas despiden a George Floyd en Estados Unidos

junio 5, 2020

Desde hace 10 días han habido multitudinarias manifestaciones, tanto pacíficas como con incidentes, en rechazo del asesinato de George Floyd.

Estados Unidos

Una multitud salió a las calles de los Estados Unidos para protestar por el asesinato de George Floyd, un hombre negro que fue asfixiado por un policía blanco en Minneapolis el 25 de mayo pasado, pero este jueves la familia de la víctima buscó la paz para despedirlo en un funeral público que convocó a miles de personas, incluido el alcalde de la ciudad, el demócrata Jacob Frey.



Floyd, de 46 años, «era un ser humano, tenía una familia, tenía sueños, tenía esperanzas», expresó el reverendo Al Sharpton, líder de los Derechos Civiles que presidió el evento, poco antes de comenzar la ceremonia en el templo de la North Central University.

«El verdadero sentido de este homenaje es destacar el valor de una vida humana que fue quitada, lo que explica todo el motivo el movimiento que está ocurriendo», agregó Sharpton.

Lo que «está ocurriendo» en Estados Unidos hace 10 días son multitudinarias manifestaciones, tanto pacíficas como con incidentes, en rechazo del asesinato de George Floyd, y del racismo estructural que generó las condiciones para que el policía Derek Chauvin pudiera tirarlo al suelo y sujetarlo nueve minutos con su rodilla en el cuello hasta asfixiarlo.

Lea aquí: Otros tres policías son acusados en el caso de George Floyd

«Es hora de levantarnos en nombre de George y decir: ‘saca tu rodilla de nuestros cuellos'», sentenció Sharpton.

El presidente Donald Trump, quien llegó a estar en un bunker bajo la Casa Blanca por seguridad debido a las protestas en Washington DC, instó a los gobernadores a convocar a la Guardia Nacional (Gendarmería) para reprimir las manifestaciones y las acusaciones de racismo.

Pero dentro del templo de la North Central University el cuerpo de Floyd fue presentado en un ataúd dorado flanqueado por flores blancas y púrpuras. Sobre el púlpito se proyectó una imagen de un mural pintado en la esquina de la calle donde la policía inmovilizó y mató a Floyd.

Debido a la pandemia de Covid-19 varios gobernadores de Estados Unidos, incluido Tim Waltz, de Minnesota, redujeron al 50% la capacidad de los templos religiosos. Por eso este jueves entraron 500 de las mil personas que podrían haber estado en la iglesia de la North Central University, y una multitud se reunió en la calle y acompañó la ceremonia de manera pacífica repitiendo la última frase de Floyd: «¡No puedo respirar!».

 

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *