Migrantes viven con miedo en la mexicana Tijuana ante una imparable violencia

septiembre 29, 2021

Tijuana, México

En plena crisis y sin un panorama alentador próximo, los migrantes que llevan ya varios meses varados en la ciudad de Tijuana hoy se enfrentan a otra preocupación, la creciente violencia que azota esta frontera mexicana.



El noroccidental estado de Baja California ha registrado más de 2.300 víctimas del crimen organizado en lo que va de año.

De estos, casi 1.500 se han producido en Tijuana y solamente 128 son del mes de septiembre, según datos de la Fiscalía estatal.

En medio de esta situación se encuentran los migrantes que viven en el albergue Ágape de la colonia (barrio) Nueva Aurora, quienes en una misma semana vivieron aterrorizados dos enfrentamientos armados entre policías y delincuentes.

El pasado 14 de septiembre se dio el primer enfrentamiento después de que agentes de la Policía Municipal persiguieran a un par de hombres armados hasta el panteón pegado al refugio para migrantes, deteniendo a uno de ellos.

Posteriormente, el 23 de ese mismo mes, un grupo armado emboscó a dos agentes municipales en el mismo sitio y se produjo un tiroteo entre fuerzas de seguridad -posteriormente llegó al lugar el Ejército mexicano y la Guardia Nacional- y los sicarios.

Dos de los presuntos delincuentes murieron en este hecho, que puso en alerta a migrantes y activistas.

MIEDO CRECIENTE

Janeth Valdovinos, una migrante originaria de Michoacán, en el occidente de México, narró este miércoles a Efe que tan pronto escuchó el tiroteo fue a buscar a sus niños para protegerlos.

«Nos tiramos al piso (suelo). Lloramos con los niños y se escuchaba cómo la gente estaba llorando y gritando. Había un niño hincado rezando», recuerda la mujer sobre lo acontecido hace casi una semana.

Para Janeth, madre soltera, la situación en Tijuana es muy lamentable porque «uno viene huyendo de por allá por la violencia» y no encuentra «seguridad» tampoco en su nuevo lugar.

La misma sensación atravesó ese día a Hilda, quien temió por la seguridad de su hija ya que a la menor le rozó sobre el cabello una de las balas que alcanzó a atravesar las paredes y ventanas del albergue.

«Cuando vimos que entró la bala por la ventana nos escondimos todos debajo de las camas, en las literas de los niños. A mi niña le rozó una bala en la cabeza», dijo.

Antonio Escobar es hondureño y lleva ya meses en el albergue, siendo uno de los responsables dentro del propio grupo de migrantes del bienestar de las más de 700 personas que pernoctan en el recinto.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *