Microbiólogo Julio César Licona estuvo más de 24 horas muerto en su casa

junio 2, 2020

Ni la Policía Nacional, ni Sinager o Medicina Forense retiraron el cadáver que estuvo más de 24 horas en su casa ubicada en el barrio El Bosque

Tegucigalpa, Honduras

Familias y colegas denuncian que el microbiólogo Julio César Licona permaneció muerto más de 24 horas en su residencia ubicada en el barrio El Bosque del Distrito Central.



Fue hasta la mañana de este martes, tras la presión en redes sociales y la alerta dada por sus familiares, que sus restos fueron levantados y sepultados en el Parque Memorial Jardín de Los Ángeles.

Fueron los propios colegas que acudieron a la vivienda y realizaron el levantamiento del cuerpo.

La hija de César Licona, lamentó que las autoridades ignoraran el deceso de su padre. «Copeco vino a nada, solo vinieron a querer saludar con sombrero ajeno. Solo movieron el ataúd al carro».

Además, David Licona, hermano de la víctima, lamentó que no recibieran ayuda «de ninguna institución del Gobierno. Nos sentimos impotentes».

“Exijo que la Secretaría de Salud, el Colegio Médico y de Microbiólogos se pronuncien, es necesario, están mandando a toda el área de la Salud a una guerra sin armas”, finalizó Licona.

“Estamos dolidos, nos está matando esta situación. No quiero tapar el sol con un dedo, posiblemente mi hermano se contagió con eso (coronavirus)”, agregó Licona.

Julio César Licona, quien se desempeñó durante más de 20 años en el Hospital Escuela, comenzó a enfermar hace algunos días tras exponerse a una fuerte lluvia que derivó en un cuadro febril y malestar general. Al ser síntomas de Covid-19, el pasado 25 de mayo se realizó la prueba, sin embargo, aún después de fallecido no se conocen los resultados.

El microbiólogo se desempeñó en primera línea en el combate contra la pandemia, desde su puesto en el banco de sangre del Hospital Escuela.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *