Por matar a compatriota, sentencian a cadena perpetua a un hondureño en Estados Unidos

noviembre 21, 2018

El juicio solo duró cuatro días

 

Colorado, Estados Unidos



El 29 de julio del 2017, Miguel Ángel Licona Ortega, de nacionalidad hondureña, discutió con un compatriota suyo en un bar de Aurora, en Denver. Los ánimos se caldearon demasiado y la noche terminó con una persona muerta.

En la actualidad, el centroamericano de 24 años, fue sentenciado a cadena perpetua por haber ejecutado a su compatriota.

El juicio, celebrado en el condado de Arapahoe, duró 4 días y, la deliberación del jurado, una hora. Fue el juez Andrew Baum quien dictó sentencia, declarando culpable al imputado de asesinato en primer grado.

Vídeos de cámaras y testigos ayudaron para deducir que Licona Ortega amenazó al hermano del occiso Javier Chacón Ortega.

La situación estuvo a punto de resolverse en una simple pelea a puñetazos, sin embargo, una vez que estuvieron fuera del local, el ahora condenado, disparó en la nuca de Chacón Ortega. Luego, mientras la víctima yacía boca abajo en el concreto, Licona Ortega siguió disparándole en la espalda. En el hospital, Chacón Ortega pereció.

Ángel Licona Ortega ya tenía una lista de crímenes graves. Traficaba heroína y, dos meses antes de cometer el asesinato, había sido arrestado por asalto.

Por otra parte, el fiscal George Brauchler, conocido por haber llevado el caso de James Holmes, el autor de una masacare en un cine de Aurora en el 2012, lanzó un comunicado para constatar que el caso de los hondureños es una muestra del fallido sistema de migración.

«Aunque la gran mayoría de los que están aquí ilegalmente nunca cometerían actos tan atroces, debemos asegurar nuestras fronteras contra crímenes violentos», comunicó.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *