Más que amigos… ¡enemigos!

octubre 2, 2020

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El ajuste de la tarifa de la corriente eléctrica que ha hecho la CREE ha sido algo así como un fusilamiento al amanecer, porque resultó lo que nadie esperaba, todos creíamos que tendríamos una rebaja y no un incremento en la factura de electricidad, que aunque se ve una cifra pequeña, en estos tiempos que son más de cobre que dorados un aumento de centavos pesa y duele en el bolsillo, porque estos son tiempos de «perder-perder» y un incremento de la factura eléctrica es una bofetada que golpea por todos lados, porque no solo tenemos que pagar más por el costo de la energía, sino que, hay que esperar la consabida espiral inflacionaria que genera cualquier aumento de precio en la factura de electricidad.



La Comisión Reguladora de Energía Eléctrica creerá que los hondureños estamos desconectados del mundo, y lo que más tenemos hoy en día es una abundante información en todos los campos. Aquí sabemos cómo se mueven los precios del petróleo en el mercado mundial, donde casi todos los días hay un movimiento, por fortuna los últimos que ha habido en el mundo del petróleo han sido a la baja. Nada menos anoche al conocerse que el presidente Donald Trump resultó positivo en la prueba del COVID-19 el petróleo tuvo una baja en el mercado, un movimiento poco entendible para los simples mortales que no entramos a fondo en el conocimiento de la actividad bursátil de EEUU, donde al nomas conocerse que Trump dio positivo en el COVID-19, con 74 años, 108 kilos que significan un sobrepeso de casi 60 libras, el petróleo tuvo un bajón considerable. ¿Cómo repercutirá este movimiento ilegible e inentendible para los hondureños en el precio de los combustibles y la energía? La lógica de los economistas es que cada vez que baja el petróleo favorece a los precios de los productos que se nutren de los combustibles, y la energía eléctrica es uno de ellos.

Entonces, cómo la CREE nos quiere hacer creer, digamos más bien que nos quiere embobar, diciéndonos que la factura eléctrica debe subir por las variantes que han tenido los combustibles en el mundo, si estos más bien han estado bajando por incidentes como el mencionado del contagio de Trump. Se supone que el único enemigo que deberíamos tener en estos tiempos es el virus COVID-19 que nos acecha por todos lados, pero con organismos como la CREE que nos cree que somos un país de amorfos, habrá que irnos preparando para crear un triaje especial para vacunarnos contra las demás bofetadas que le podrían pegar a nuestros bolsillos que están tan vacíos que un calcetín roto.

Pero no solo a los particulares nos afecta la bofetada de la CREE, el gobierno recibirá la suya con el impacto de este incremento y la factura que le tocará pagar es por el aspecto más sensible que le puede tocar: el sentimiento y la reacción de la población que siempre piensa que todas las medidas que toman los organismos e instituciones del Estado son dirigidas por el Gobierno de la República. En el gobierno lo que hacen es nombrar a las personas para que hagan lo mejor en esta clase de organismos, pero casi siempre los que asumen estos cargos llegan con la mira de quedar bien con el gobierno procurando generarle más dinero. Pero en lo que concierne al pago de la electricidad, requiere más que tener agallas para sacarle más dinero del que no tiene a la gente. El resultado es negativo en todo sentido, porque si bien la CREE tira la pedrada para bajar algunos cocos, el desquite no será contra ellos, que al final de cuentas son ilustres desconocidos y que no pueden ayudar en nada pero que pueden hacerle mucho daño a la población y al gobierno con sus decisiones. Con esta clase de amigos, el gobierno debe preocuparse porque la CREE se suma a los que le crean enemigos por todos lados.

Revisando la situación de la administración del ramo de energía eléctrica este ha empeorado en todo sentido, y lo que parecía un rescate del sector se ha convertido en un desastre, de lo que se han encargado la Empresa Energía Honduras y la CREE. La EEH sigue promediando el cobro, apenas han pasado los 10 días del mes cuando ya emite las facturas, que están basadas en cálculos antojadizos de esta empresa que vino con buenos antecedentes, pero que en la medida que se fue apoderando del control de la administración del servicio se convirtió en una pesadilla para los hondureños.

Entre la ENEE y la CREE nos tienen crucificados, la primera porque todos los meses, 20 días antes de que termine el período nos calcula el consumo y nos dispara la factura de todo el mes, y si el usuario se ha atrasado 10 días del mes anterior, le montan el segundo mes que no ha transcurrido. Y ahora la CREE aduciendo variantes de precio de los combustibles en el mercado internacional, una mentira mal contada por una entidad mentirosa, nos dispara un aumento en la factura eléctrica. Ambas empresas, EEH y CREE gozan de la mala fama de ser atracadoras del bolsillo de los hondureños. Ninguna se salva del reproche y la condena que se tienen bien merecidos, porque los hondureños somos responsables y sabemos que la energía tiene un costo que hay que pagar, lo que no podemos aceptar es que se nos vea como un país de tontos aguantadores, acostumbrados a poner el lomo para que cualquier organismo o empresa nos venga a dar los palos que quiera.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy viernes 2 de octubre de 2020.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *