Más activos contra la corrupción

octubre 12, 2017

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Las instituciones hondureñas se han vuelto más activas contra la corrupción, y tiene que ser así, porque si la corrupción no recibe el castigo correspondiente, Honduras permanecerá atrapada de por vida en las redes de esta maraña que atenta contra la institucionalidad del país. Toda la sociedad debe volverse activa contra la corrupción y la impunidad, y contra cualquier tipo de complicidad. Si no es de esta forma, la corrupción nunca dejará de ser una amenaza para la nación y todos los procesos institucionales se verán seriamente dañados por la incredulidad y la desconfianza.



Cuando la conducta del país se caracteriza por la permisividad en favor de la corrupción, el desenvolvimiento de la evolución nacional se ve seriamente dañada, porque el oportunismo, el bribonismo y el manoseo de los recursos económicos se elevan sobre los valores fundamentales de las personas, de forma tal que hay gente que cree que no aprovecharse de los recursos públicos es cosa de tontos.

Pero cuando las instituciones y la sociedad en general asumen una posición confrontativa contra la corrupción y la impunidad, se logra detener a ambos flagelos, y esto comienza cuando se empieza a tender un cerco contra los corruptos y sus actos de corrupción, no permitiendo o denunciando los malos manejos. Siempre sobresalen las tentaciones de esa clase de personas que buscan sacar ventajas indebidas en lo económico, en lo político y en lo social, mostrando apariencias que no pueden sostener con sus actividades profesionales o empresariales.

Por las diferentes revelaciones que van apareciendo en los medios y por denuncias que hacen instituciones y organizaciones, se hace evidente que la corrupción sigue campeando en diferentes ámbitos de la vida nacional, lo que indica que hay corrupción en diferentes partes y en distintos niveles del país. Pero en la medida que cada vez se revelan más casos de corrupción, cada destape, es algo prometedor que en Honduras poco a poco vamos entrando en una nueva perspectiva de transparencia sin precedentes.

El hecho de que este día se anuncia que la Unidad Especial contra la Corrupción del Ministerio Público, con el apoyo de la MACCIH, presentarán la próxima semana tres casos de corrupción en los que están involucrados  ex funcionarios públicos, empresarios y hasta un ex presidente de la Corte Suprema de Justicia, es revelador que los ocultamientos tradicionales que permitían esconder los actos de corrupción, van dan paso al esclarecimiento que demanda la nación. Pero es evidente que no solo es asunto de destapar los abusos en todos los sectores, lo que procede es asegurar los enjuiciamientos que garanticen el castigo para aquellas personas que resulten implicados por ser culpables de cometer actos delictivos en perjuicio de la nación hondureña, pero a la vez que el castigo contenga una función disuasiva para todos los ciudadanos que ejercen un cargo público o privado y desde el cual se pudieran estar lucrando en forma ilícita.

La corrupción y la impunidad prosperaron en Honduras debido a que las acciones delictivas en cuanto al manoseo de los dineros públicos, estuvieron debidamente blindadas por el silencio y la complicidad, tanto por los políticos, como por los funcionarios judiciales, en detrimento de la ciudadanía, y en general en perjuicio de toda la nación, que no ha podido prosperar por estos malditos flagelos.

Sin embargo, en la medida que los tiempos van cambiando, las aperturas inevitables que son consecuencia de la consolidación del proceso democrático, van generando efectos que benefician a la sociedad y a los ciudadanos. Los anuncios que hará la Unidad Fiscal Especial contra la Corrupción, con el acompañamiento de la MACCIH, es una señal notoria del debilitamiento de la impunidad, es a la vez un paso alentador que indica que los cambios positivos van abriéndose paso cada día en nuestro país.

La institucionalidad hondureña, reforzada con el acompañamiento de la MACCIH, poco a poco estará librando más requerimientos en esta lucha, donde todavía queda mucho por conocer en casos como el saqueo del seguro social y el tráfico de medicinas en salud pública, donde los corruptos que han sido señalados no son todos los que están involucrados, pero por lo que se ve la unidad fiscal especial contra la corrupción del Ministerio Público se mantiene activa y sin descanso, de manera que pronto veremos y escucharemos más nombres de involucrados en estos y otros casos.

Y como la corrupción pareciera ser una plaga recurrente, que tiene más vidas que un gato, pronto surgen otros bribones con capacidad de saqueo y manoseo de dineros públicos. Entonces, así también la institucionalidad debe mantenerse vigilante y atacar sin descanso los procederes corruptos de personas que en apariencia son probos, pero que en el fondo tienen una enorme capacidad para enriquecerse en forma ilícita.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy jueves 12 de octubre de 2017.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *