Mareros en cárceles obligan a que les lleven niñas (VIDEO)

abril 19, 2017

Las mensajeras o clicas buscan a las jóvenes y mediante intimidaciones las obligan a que las acompañen a las cárceles.

Tegucigalpa, Honduras

Las pandillas en los centros penales cuentan con mujeres mensajeras que, además de hacer transacciones bancarias, extorsiones y otras actividades ilícitas les sirven de mensajeras para que les lleven a niñas y jóvenes a las cárceles para sostener relaciones sexuales.

Debido a que tienen acceso a internet, computadoras y celulares, crean cuentas falsas en redes sociales para escoger a las chicas que les gusta, luego contactan a sus mensajeras que son mujeres integrantes de pandillas para que les hagan la vuelta.



Mira también: Honduras: Oficiales de policía…el brazo armado del narco

Las mensajeras o clicas buscan a las jóvenes y mediante intimidaciones las obligan a que las acompañen a las cárceles en donde abusan sexualmente de ellas, de lo contrario amenazan con asesinarlas a ellas o a sus familias.

Por cada joven que llevan reciben hasta 5 mil lempiras…reproduciendo acciones criminales que se transmiten en novelas colombianas.

Además de las redes, las clicas buscan jóvenes bonitas en colegios, aunque son menores de edad buscan la forma de ingresarlas a los presidios, en donde se quedan hasta una semana, por lo que existe un evidente contubernio con autoridades de algunos centros penitenciarios.

Mira también: Policía Nacional asegura instalaciones de la DIECP

Padres de familia han tenido que enviar a sus hijos fuera del país para evitar ser presa de las pandillas quienes pese a que se encuentran recluidos siguen operando…entretanto el gobierno continúa realizando traslados de jefes de pandillas a otras cárceles en donde no tienen acceso libre a tecnología que les facilite la actividad criminal.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Ya no se sabe que las autoridades son mandaderos de los delincuentes... de veras que estamos arruinados.
- Carlos