Widget Image

Mané pone soñar al Liverpool en Champions

El senegalés anotó dos goles en el triunfo del equipo inglés para sacar del camino al equipo bávaro

 

Alemania

El Liverpool derrotó 3-1 al Bayern Múnich este miercoles,  para meterse en los cuartos de final de la Champions League gracias al doblete de Sadio Mané y a un gran cabezazo de Virgil Van Dijk. El descuento lo marcó Joel Matip que no pudo ayudar a la remontada a los bávaros que se quedan con las manos vacías y deberán pelear solo por la Bundesliga.

Los de Jürgen Klopp en Alemania demostraron que, a pesar del bajón en la Premier League quieren dar pelea hasta el final. Mientras que al equipo de Niko Kovac les faltó determinación para ir a buscar la serie.

Los primeros 25 minutos tuvieron como protagonista a los Reds, que plantearon su partido, robándole el dominio de la pelota por momentos al Bayern, aunque las situaciones de peligro no lograban incomodar a Manuel Neuer. Sufriría rápidamente una baja sensible, ya que su capitán Jordan Henderson tuvo que salir lesionado y, en su lugar, entró Fabinho.

Un pelotazo largo de Van Dijk, lo encontró a Mané, ganándole la espalda a Rafinha y sorprendiendo a Neuer que salió mal. El senegalés remató a gol para el 1-0 y sorprender al Allianz Arena sobre los 25 minutos.

Sin embargo, esto motivó a los alemanes. Necesitaban dos goles para poder seguir con vida en Champions. Las búsquedas a Ribéry y Gnabry fueron cada vez más constantes, comenzó a aparecer la conducción de James y el Liverpool retrocedía. Tanto ir, el ex Arsenal provocaría el empate en una escapada por la derecha, pero que su centro terminó con Matip empujando el balón a gol para el 1-1.

A partir de allí, y sobre todo en la segunda parte, el partido pareció volver a la mitad del primero. Al equipo bávaro le costaba llegar con peligro, mientras que el rival neutralizaba cada embate, pero no podía aprovechar la velocidad de Salah o Mané para poder lograr el contraataque.

Kovac movería el banco de suplentes con mayor explosión al poner a Coman por Ribery. Bayern parecía crecer en dominio. Pero, la pelota parada sería su gran perdición. Sobre los 24 minutos, centro de Milner y Van Dijk ganándole a todos en el área conectó de cabeza para el 2-1.

La decepción en Múnich sería peor cuando a falta de seis minutos, aparecía nuevamente Mané para que, de palomita y ganándole la espalda a Süle, aproveche el buen centro de Salah y convierta el 3-1 definitivo para los de Klopp.​​​​​​​

Lea: Hora y día del sorteo de Champions League

Liverpool se queda merecidamente con la serie de octavos y esperará al viernes para conocer a su rival en cuartos de final. Además, sigue en la lucha por conseguir la Premier League. Mientras que Bayern Munich decepciona en Alemania y deberá ganar el título de la Bundesliga para evitar el fracaso.