Maduro dice que no le temblará el pulso para castigar rebelión militar

mayo 1, 2019

 

Venezuela 



El presidente venezolano, Nicolás Maduro, advirtió este miércoles que no dudará en encarcelar a los implicados en una sublevación militar liderada por el opositor Juan Guaidó.

“No me va a temblar el pulso, cuando la justicia lo ordene, de meter tras las rejas a los responsables de este golpe criminal”, dijo Maduro ante miles de seguidores en las cercanías del palacio presidencial de Miraflores.

El martes, un grupo de militares con armas largas y vehículos antimotines se apostó en una autopista en respaldo al jefe parlamentario Guaidó, reconocido como presidente interino por más de 50 países, en un episodio que Maduro calificó de “escaramuza golpista”.

Al lado de los militares insurrectos y acompañando a Guaidó, apareció el líder opositor Leopoldo López, quien dijo haber sido liberado de su arresto domiciliario por custodios del Servicio de inteligencia (Sebin).

“Ayer pretendió imponerse la traición de un puñado captado por la derecha golpista (…) Están huyendo entre embajada y embajada, la justicia los está buscando y más temprano que tarde irán a la cárcel a pagar su traición y sus delitos”, indicó.

Un total de 27 insurrectos pidieron asilo en la embajada de Brasil, y López se refugió en la legación de España.

El mandatario socialista denunció que el “golpe de Estado que se pretendió” fue dirigido “desde la Casa Blanca” por John Bolton, asesor de seguridad del presidente Donald Trump.

“Aquí no son las balas ni los fusiles los que van a imponer un presidente títere en Miraflores, es absolutamente inviable”, remarcó Maduro en alusión a Guaidó, quien convocó a movilizaciones este miércoles que terminaron en violentos disturbios en Caracas.

“En los próximos días mostraré todas las pruebas de quién conspiró, cómo conspiró para que el pueblo sepa quiénes son los traidores y que la justicia haga su parte”, sostuvo.

Lea: Rusia y EEUU se lanzan amenazas tras sublevación en Venezuela

Maduro pidió a sus colaboradores y a la Fuerza Armada, considerada el sostén principal del gobierno, “máxima lealtad”. “El que se coma la luz ya sabe su destino: justicia”, advirtió.