Los medios antídoto del populismo

diciembre 2, 2020

TEGUCIGALPA, HONDURAS

En estos días el público habrá visto en los programas de televisión y en las páginas de los periódicos varios mensajes suscritos por los miembros de la Asociación de Medios de Comunicación (AMC) dirigidos a la nación, haciendo énfasis en ese fenómeno llamado ‘fake news’ que desde las redes sociales se impone la infame tarea de inventar hechos ficticios y distorsionar la realidad. Las ‘fake news’ son una especie de fantasmas agitados por los espíritus de personas malignas que creen que hay que darle vuelta al sistema o que hay que derrocar al gobierno, a base de falsedades.



Este modelo de periodismo ignominioso que ha encontrado su refugio ideal en las redes sociales es otro producto del populismo que es la conducta política que usa la mentira como modelo para lograr sus propósitos. Sería un error pensar que el fenómeno de las ‘fake news’ es algo pasajero porque igual que un virus tiene la capacidad de propagarse una vez que haya personas que por la cobardía de no dar la cara para referirse a una determinada situación se esconden en el anonimato, usurpando logos y nombres de medios de comunicación para adjudicarles las falsedades con las cuales buscan sembrar la duda y el desconcierto, creando inseguridad en la ciudadanía.

Frente a esta amenaza, que si lo es, la Asociación de Medios de Comunicación ha plantado cara estableciendo una verdad contundente: los medios de comunicación serios que se caracterizan por cumplir la función informativa en forma responsable somos un instrumento irremplazable para informar a los ciudadanos, contribuir a formar la opinión pública y vigilar los abusos de poder. Ahora bien ¿quiénes se favorecen de alguna manera la difusión de las ‘fake news’? Cuando las personas reciben información que de sobra conocida se sabe que no tiene visos de seriedad y se aprestan a reenviarla a sus familiares, amigos y conocidos, sea de manera ingenua o actuando con preconcebida malicia para acrecentar la duda que busca la ‘fake news’, se suman a desdeñar la verdad sabiendo que están engañando a las personas.

En nuestro país hay situaciones que son inocultables y que los miembros de la Asociación de Medios de Comunicación abordamos con propiedad y sin temor, porque al revelar la verdad se corrigen los entuertos. El aumento de la pobreza a raíz de la crisis sanitaria creada por la pandemia y rematada por dos huracanes consecutivos abona aún más el terreno sobre el que crece el populismo que como la mala hierba surge de la nada con propósitos festinados y tendenciosos que no contribuyen en nada positivo a la recuperación de la actividad del país que es lo que se necesita en beneficio de la mayoría de la nación hondureña.

No es difícil establecer que el populismo es el seudo modelo político que socava la institucionalidad del país, porque detrás del malvado propósito hay cabezas calenturientas que persiguen llegar al poder para perpetuarse a su antojo, como sucedió en Cuba, y más recientemente en Venezuela y Nicaragua. En los mismos Estados Unidos han sufrido estos últimos cuatro años los efectos del populismo en la persona del actual presidente Donald Trump, que ganó las elecciones en el 2016 con un discurso lleno de medias verdades y mentiras, y de plena demagogia, con el que logró convencer a millones de personas que le respondieron con el voto. Pero como la verdad al final se impone, los mismos estadounidenses no le secundaron para la reelección a la cual Trump se aferra con una sarta de acusaciones infundadas que están siendo rechazadas por los estamentos judiciales.

El asunto que nos mueve a referirnos a las ‘fake news’ es porque estos se han establecido en el pensamiento de los políticos, en cuyos centros se produce la mayoría de falsedades que son el corazón de los mensajes falsos, que inundan las redes sociales penetrando en la cabeza de las personas ingenuas que abren su mente para percibir como aceptable cada falsedad que usurpa el logo de un medio serio para hacer creer a la gente que la falsedad viene respaldada por un medio responsable. Contribuye también a que la falsedad se propague con la rapidez del virus otro fenómeno que existe en la humanidad desde hace siglos, el morbo, que es generado en las mentes cochambrosas que sienten estar en el éxtasis cuando se dejan endulzar el oído al escuchar o ver las situaciones que resultan más repugnantes a la vista de las personas decentes.

Afortunadamente en Honduras, la AMC aglutina a los medios televisivos, a los periódicos y radioemisoras que se han prestigiado a través de una larga trayectoria de defensa de la democracia, la verdad, la libertad, y la seguridad del país y la ciudadanía. Todos los medios que integran la AMC son empresas periodísticas robustas, que no responden a determinados intereses políticos, sino que apuestan por el sistema democrático de vida, asumiendo la defensa de la verdad con calidad informativa.

La nación hondureña debe mantener la confianza en los medios de comunicación serios, que en todo momento han demostrado su compromiso con Honduras. La ciudadanía debe tener la certeza que los medios que formamos la AMC, siempre estamos y estaremos dispuestos, anteponiendo a nuestros propios intereses, el deber de defender la convivencia democrática y a trabajar por lo que sea mejor para Honduras.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy miércoles 2 de noviembre de 2020.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *