Los huracanes visitan Honduras en septiembre y octubre (VIDEO)

octubre 3, 2017

El huracán Fifí, en septiembre de 1974, y el huracán Mitch, en octubre de 1998, han sido los dos ciclones más devastadores en la historia de Honduras. Ambos nos dejaron miles de muertos, millones de dólares en pérdidas y décadas de retroceso.

Tegucigalpa, Honduras

A través de los años, el país ha sido azotado por fuertes huracanes y tormentas tropicales que han quedado en la memoria de los hondureños. Según registros del Servicio Meteorológico Nacional, desde 1950, Honduras ha sido afectada de forma directa por más de 30 ciclones, muchos de los cuales han causado cuantiosas pérdidas materiales y humanas. Casualmente, entre septiembre y octubre, la furia llega en forma de lluvia para inundar o arrasar vastas extensiones.



Los fenómenos más devastadores y más recordados han sido los huracanes Fifí y Mitch. En 1974, el Fifí causó la muerte de más de 8,000 personas, dejó a 100,000 personas damnificadas y unos 900 millones de dólares en pérdidas económicas, según estimaciones. Le sufrieron en Atlántida y Cortés, siendo Choloma la ciudad mártir, en donde desde la montaña bajó la muerte para arrasarle por completo.

Mientras tanto, el Huracán Mitch, considerado uno de los ciclones más poderosos y mortales, provocó a finales de octubre de 1998 la muerte de unas 6,000 personas, dejó millón y medio de damnificados, 285,000 viviendas dañadas o destruidas y 6 mil millones de dólares en pérdidas económicas. Nadie pensaría que luego de arrasar Islas de la Bahía, Mitch nos partiría en dos, inundando Tegucigalpa y arrasando gran cantidad de poblados en Choluteca y Valle.

Otros fenómenos como el huracán Alma, que afectó al país en junio de 1966; el huracán Edith de 1971, el huracán Gilberto de 1988, el huracán Wilma de 2005, el huracán Félix de 2007, el huracán Ida de 2009 y el propio Harvey de este 2017 fueron menos feroces, pero igual sirvieron como serios llamados de atención de la madre naturaleza.

Muchos de esos nombres serán imposibles de olvidar, pero también se vuelven irrepetibles, esto por disposición del Centro Nacional de Huracanes de los Estados Unidos, quien desde 1953 les da nombre propio a estos fenómenos destructores, entonces bajo denominaciones femeninas, pero ya desde 1978 alternando los nombres masculinos.

Estas amenazas del cielo se han encimado sobre el Mar Caribe en los últimos años, circulando muy cerca de nuestro territorio, una situación muy a tener en cuenta.

TE PUEDE INTERESAR: HONDURAS: Entre fallas activas y volcanes durmientes (VIDEO)