Los efectos secundarios que tendrán las vacunas contra el coronavirus

julio 28, 2020

La vacuna puede provocar desde dolor al momento de la aplicación hasta algún tipo de malestar con el correr de las horas.

Redacción

La carrera por una vacuna que pueda prevenir la enfermedad COVID-19 provocada por el coronavirus Sars-CoV-2 está abierta desde que se conociera el poder contagioso de la cepa. Por el momento son pocas las que están a punto de superar las barreras de las pruebas de seguridad.



Pero los médicos ya comienzan a alertar sobre algo que deberán tener en cuenta aquellos que se sometan a una de esas dosis, si es que finalmente salen al mercado en forma masiva.

Esas vacunas como muchas que en la actualidad circulan para prevenir males estacionales podrían ocasionar algún efecto secundario, teniendo en cuenta los organismos y las reacciones de cada individuo. En lenguaje médico se lo conoce como comportamiento reactogénico.

Esto significa que puede provocar desde dolor al momento de la aplicación hasta algún tipo de malestar con el correr de las horas.

De acuerdo con una publicación hecha por el prestigioso sitio de divulgación científica StatNews, las que se están desarrollando para combatir el coronavirus podrían causar dolor de cabeza, dolor en los brazos, fatiga, escalofríos y fiebre. Sin embargo, según los médicos, esto no debería preocupar.

Sobre todo si estas manifestaciones son leves. Por el contrario, podría ser considerado un buen signo de que la inyección está funcionando y el sistema inmunológico ha comenzado a reaccionar, a actuar y a manifestarse levemente.

Para la comunidad médica es clave que la gente esté al tanto de que esto podría ocurrir y que no es un tema para alarmarse. “Creo que una de las cosas que tendremos que darnos cuenta es que todas estas vacunas serán reactogénicas. Todas van a estar asociadas con reacciones“, dijo Kathryn Edwards, directora científica del Programa de Investigación de Vacunas Vanderbilt en Nashville, Tennesse.

Eso sí, estas reacciones deberán ser leves para asegurar que los efectos contraindicados no sean profundamente nocivos para el paciente sano. Por lo menos tres proyectos científicos avanzados debieron reducir la potencia de sus dosis para que esto no ocurriera: Moderna, Cansino y una empresa china.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *