Los Cisnes Negros: una joya hondureña

septiembre 30, 2020

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Con este sugestivo nombre, Rolando Kattán presentó un poemario en la XX edición del Premio Casa de América de Poesía Americana de España, a veces confundido con el premio Casa de las Américas de Cuba, considerado uno de los galardones literarios más apreciados de habla hispana en el continente, ideado por los líderes de la revolución cubana en 1959: Casa de América desde España reconoce a la mejor poesía, aquella que solo tiene compromiso con la belleza y con el buen espíritu del lector que busca disfrutar la habilidad del poeta para describir el mundo que le rodea. Este miércoles le comunicaron a Rolando Kattán que “Los Cisnes Negros” ganó la XX edición del premio Casa de América.



Rolando Kattán tiene varios años de navegar por la poesía, conocemos su trayectoria vinculada a la pasión literaria desde sus primeros años juveniles, por lo tanto su producción no es casual ni eventual, su vida ha sido una combinación de labores profesionales que ha desempeñado en el sector privado y últimamente en una importante función pública, como es la de ostentar el cargo de comisionado del RNP, institución con una meta supremamente difícil, como es la dotación del nuevo documento de identificación de los hondureños y el nuevo censo nacional electoral.

Sacarle tiempo a la multiplicidad de ocupaciones para no relegar la creación poética requiere disciplina y orden, pero para el buen poeta, la fuente nutricia de sus poemas está en el quehacer diario, porque desde el trabajo cotidiano el poeta descubre grandiosas fuentes de inspiración. Pablo Neruda y Gabriela Mistral se inspiraban viendo el mar, el poeta Jiménez era un conversador incansable que le sacaba el jugo a las experiencias de las personas, Juan de Dios Peza un gran relator poético en su poema “Reír Llorando”, igual que Rubén Darío fue un maravilloso relator a través de su poema “Los Motivos del Lobo”, Miguel Ramos Carrión fue un sentimental empedernido, un llorón como él se definió cierta vez cuando confesó como había escrito “El Seminarista de los Ojos Negros” y “Aguirre y Fierro”, un poeta de molde flexible, que pasó del poema romántico “El Brindis del Bohemio” a los poemas de corte épico.

Rolando Kattán es quizás el más modernista de los poetas hondureños de las nuevas generaciones, es además un lector empedernido de todos los géneros poéticos, lo comprobamos cuando en las conversaciones entre amigos lo he sometido a prueba para ver que tanto ha leído de los viejos poetas románticos como Julio Sesto Flores, uno de mis favoritos, igual que Amado Nervo y Juan de Dios Peza, y no hay por dónde agarrarle, porque las partes de los poemas que se me han olvidado, Rolando las recuerda con su fantástica memoria fresca de gente joven.

A los que nos ha gustado la poesía, conversar con un poeta de las nuevas extirpes es complicado, porque y esto lo confesamos, queremos que sientan el mismo arraigo por los poetas románticos del siglo pasado, que para nosotros era un deber ineludible leerlos, por orden de los recordados maestros de literatura Osmán Perdomo y Braulio Fajardo. Pero hablar con Rolando Kattán de la “Salutación a los Poetas Brasileiros” de nuestro ilustre poeta Juan Ramón Molina, o del poema “Autobiografía” del infortunado poeta de Comayagüela, o “Reír Llorando” de Juan de Dios Peza, o recitar el “Poema XX” de Neruda, o los clásicos poemas épicos argentinos de Claudio Martínez, “Testamento Gaucho” y “Agua Tata”, resulta un repaso divertido, porque la frescura de su memoria nos completa las estrofas que a nosotros se nos han escapado con el paso de los años.

El premio Casa de América edición XX que ha sido adjudicado al poeta Rolando Kattán, es un reconocimiento a la obra fructífera de un joven poeta lector, que ha vivido desde sus primeros años enamorado de la poesía, pero que Rolando Kattán ha expresado en el primer momento que le han comunicado que le ha sido otorgado el prestigioso premio, que lo recibe compartiéndolo con todas las personas que le rodean en su entorno, comenzando por sus padres Rolando Kattán Paredes QEPD, su madre doña Luisa de Kattán, sus hijos, su hermana Luisita, sus sobrinos, su compañera de vida, Lorenza, y sus amistades más cercanas, que comparten su gusto por la poesía y con los demás con quienes le toca asumir tareas de Estado.

Rolando Kattán es un poeta que hace su trabajo literario sin atavíos de ninguna clase, lo conocemos bastante bien, es un poeta que se sitúa en los escenarios de la democracia y la libertad, las condiciones más legítimas y saludables que hacen la diferencia con las ideologías, lo que le permite pensar, hablar y escribir alto y claro, con conciencia poética, y especialmente con un profundo compromiso con Honduras y su sistema democrático. Por todas estas razones coincidimos plenamente con Rolando Kattán y su obra poética, que hoy ha sido distinguida con el Premio Casa América de la Poesía Americana 2020. ¡Felicidades poeta, más que merecido el premio!

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy miércoles 30 de septiembre de 2020.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *