Los casos de COVID-19 en Estados Unidos superan los 9 millones y aumentan en más de 20 estados

octubre 29, 2020

 

Estados Unidos



Estados Unidos que registró su primer caso conocido de coronavirus en el estado de Washington hace 282 días, superó los nueve millones de infecciones el jueves, incluidos más de medio millón la semana pasada.

La pandemia del COVID-19 en el país estadounidense se les salió de control a las autoridades sanitarias a unos días de efectuar las elecciones presidenciales entre el republicano Donald Trump y el demócrata Joe Biden.

Más de 20 estados reportaron más casos durante la semana pasada que en cualquier otro momento durante la pandemia, ya que ningún estado informó disminuciones en los casos.

Los pacientes fueron enviados a hospitales de campaña en El Paso y los suburbios de Milwaukee.

Los brotes en aumento llevaron a nuevas restricciones a las empresas en Chicago.

“No hay forma de controlarlo, nos enfrentamos a una crisis urgente y existe un riesgo inminente para usted, su familia, sus amigos, sus vecinos”, dijo el gobernador Tony Evers de Wisconsin, donde los hospitales se han visto abarrotados.

A unos días para las elecciones presidenciales, Estados Unidos ahora promedia más de 75 mil nuevos casos diarios, el peor momento de la pandemia.

Las muertes, que van por detrás de los casos, permanecen muy por debajo de sus niveles registrados al comienzo de la pandemia, pero han aumentado a aproximadamente 780 cada día.

Se han identificado más casos en los Estados Unidos que en cualquier otro país, aunque algunas naciones tienen tasas de infección per cápita más altas.

“Este aumento es mayor que cualquier otro aumento que hayamos visto hasta ahora”, dijo Amanda Simanek, epidemióloga de la escuela de salud pública de la Universidad de Wisconsin-Milwaukee.

Dijo que hay preocupación por ver un aumento en el número de casos al igual que el clima más frío obliga a más personas a permanecer en el interior, donde el virus se puede propagar fácilmente.

“Este es el patrón que puede seguir sucediendo si no reprimimos la infección a niveles que sean manejables”, indicó.

Los datos recientes son sombríos

Los casos de COVID-19 han aumentado en Wisconsin en octubre, lo que ha afectado a los hospitales de Milwaukee y otras ciudades.

Veintiún estados agregaron más casos en el período de siete días que terminó el miércoles que en cualquier otro tramo de siete días de la pandemia.

En partes de Idaho y Kansas, las autoridades advirtieron que quedaban pocas camas de hospital.

En Dakota del Norte, donde más del 5 por ciento de la población ha dado positivo ahora, el número de casos sigue aumentando, con un récord de un solo día de más de mil 200 nuevas infecciones el jueves.

A medida que el país llegó a nueve millones de casos, los expertos lamentaron las oportunidades perdidas que podrían haber limitado la propagación.

“Creo que es sorprendente lo rápido que sucedió”, dijo Larry Chang, experto en enfermedades infecciosas de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins.

“Pensé que haríamos un mejor trabajo como país organizándonos y elaborando planes nacionales basados en la evidencia para mitigar esta epidemia. Entonces, aunque no me sorprende que hayamos alcanzado este número, sucedió mucho más rápido de lo que pensé ”, confesó.

Katie Lafond, que administra una cafetería en Milwaukee, dijo que le preocupaba lo que podría traer el invierno y que estaba frustrada porque algunas personas parecían ajenas a los riesgos.

El último repunte nacional comenzó hace semanas en el Upper Midwest y Mountain West, pero ahora se ha extendido mucho más allá de esas regiones.

En el noreste, lugares como Nueva Jersey y Rhode Island han experimentado un aumento en el número de infecciones después de meses de estabilidad.

Kentucky y Pensilvania se encuentran entre los estados que registran cifras récord de casos.

En Texas, la situación alrededor de El Paso es complicada que los funcionarios han ordenado un toque de queda y algunos pacientes con coronavirus han tenido que ser trasladados en avión a otro lugar.

Mientras, había la sensación de que las preocupaciones sobre los riesgos para la salud se habían calmado desde los primeros días del virus, cuando las órdenes de bloqueo eran generalizadas.

Los negocios permanecen abiertos en gran parte del país. Muchos estudiantes continúan asistiendo a clases. No existe un mandato que obligue a portar cubrebocas a nivel nacional.

Y el presidente Donald Trump, quien ha hablado con esperanza sobre una vacuna, ha insistido a las grandes multitudes de manifestaciones de campaña que el país está “a la vuelta de la esquina”.

“Esto se pudo prevenir”, dijo Kaitlyn Urenda-Culpepper, cuya madre murió a causa del coronavirus este verano en El Paso y quien dijo que estaba frustrada por la respuesta estatal y federal, ya que “su ciudad natal está siendo saqueada”.

Robert Salas, de 73 años, ayudó a distribuir alimentos a las personas afectadas por la pandemia en El Paso el martes.

En la primavera, cuando las pruebas eran limitadas, el equipo de protección escaseaba y el país a veces tenía un promedio de más de 2 mil muertes por día, lo peor de la pandemia se concentró en las grandes ciudades del noreste.

Este verano, cuando el número de casos se disparó a un promedio de más de 66 mil por día, Sun Belt sufrió más.

Ahora, a pesar del aumento de las pruebas y la mejora de la atención médica, los brotes de rápido crecimiento se han extendido a lo largo de las líneas regionales y han afectado a los hospitales de las grandes ciudades y pueblos pequeños por igual.

“Mi mayor preocupación es no tener el personal para las camas que estamos abriendo”, dijo Dani Beebe, enfermera en una unidad de cuidados intensivos en el Centro Médico Intermountain en Murray, Utah.

“Ya estamos viendo una realidad futura en la que todos los médicos que tenemos atienden a los pacientes de COVID-19 independientemente de su especialidad”, precisó.

Dijo que los trabajadores de la salud habían aprendido mucho sobre las estrategias para cuidar a los pacientes con COVID-19 desde el comienzo de la pandemia, pero que “definitivamente es peor ahora” debido al creciente número de hospitalizaciones.

“Estamos preparando nuestros planes de aumento, pero la gente ya está muriendo. Crees que están mejorando y un día después están luchando por sus vidas o necesitan atención durante semanas”, lamentó.

Catherine Troisi, epidemióloga de enfermedades infecciosas del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en Houston, dijo que la respuesta del país se había visto obstaculizada por los políticos que se negaron a seguir las recomendaciones de los funcionarios de salud.

“Tenemos fatiga pandémica, todo el mundo está harto de esto, ¿verdad?, pero sabes qué, al virus no le importa”, manifestó.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *