Lo que no dijo la Presidente en la ONU

septiembre 21, 2022

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El discurso pronunciado por la Presidente Xiomara Castro en la Asamblea de la ONU, como era de esperarse, no se salió del guion de la línea de la izquierda radical, que ha sido trazado por el asesor presidencial. La monserga ideológica, que es la floritura preferida por este sector, prevaleció en la alocución de la Presidente, que aunque fue recibida en un escenario con aspecto fantasmal, trascendió más hacia el exterior donde ha recibido críticas de todo tipo, siendo la de la socióloga Irma Becerra, una de las más juiciosas y acertadas que pudimos leer.



En lo particular quiero enfocarme en lo que la Presidente Xiomara Castro no dijo en el marco de la ONU, lo cual fue una omisión muy lamentable, al desperdiciar la valiosa oportunidad en un discurso de contenido vernáculo dirigido más a los mentideros de la política hondureña. Si Xiomara Castro hubiera elevado su voz para anunciar la forma cómo piensa enfrentar uno de los desafíos más grandes que nos permitirá llegar a la independencia económica, es casi seguro que hubiera captado la atención del mundo entero.

Nos referimos al hecho de que Honduras tiene la posibilidad de convertirse en la segunda salida del Pacífico al Atlántico, un paso que han venido sugiriendo, casi demandando, los países asiáticos que exportan a las ciudades de la costa este de EEUU, donde está la población con mayor poder adquisitivo. Esto es algo que data desde el gobierno del Gral. Cabañas, cuando se empezó a idealizar la construcción del ferrocarril interoceánico para unir al Pacífico con el Atlántico, mucho antes de que se construyera el Canal de Panamá.

La idea del Canal Seco es la continuidad de este gran proyecto abandonado por la poca visión de los políticos mediocres que nos han gobernado y nos siguen gobernando. En el gobierno de José Azcona hubo un intento muy vago de retomar este anhelo que data desde los tiempos de Cabañas, pero sin la convicción del Presidente Azcona que se concretó a tirar varias toneladas de piedra en el Golfo de Fonseca, queriendo hacer un puente primitivo para unir a Amapala con tierra firme, que es la fase final para lograr la conexión hasta Puerto Cortés.

Hoy, el financiamiento y el diseño para construir el puente que una Amapala con Coyolito, está listo en el BCIE, solo que por la miopía del actual gobierno se le relega por creer que el Canal Seco es idea del gobierno de JOH, ignorando que lo que se hizo en el gobierno anterior fue darle seguimiento al proyecto que data desde Cabañas, retomado después por el gobierno de Villeda Morales que comenzó por la parte eléctrica, habiendo construido el proyecto Cañaveral; luego otro gobierno liberal, el de Suazo Córdova prosiguió con la construcción de la Represa El Cajón, dejándolo concluido. El gobierno de Azcona intentó proseguir el proyecto uniendo Amapala con tierra firme, pero todo su esfuerzo consistió en tirar toneladas de piedra en el Golfo de Fonseca sin mucho sentido.

El proyecto fue retomado en el gobierno de JOH habiendo dejado un avance notable en el Canal Seco, igual que una gestión muy adelantada para construir el puente entre Amapala y Coyolito. Si la Presidente Xiomara Castro hubiera aprovechado el discurso en la ONU para anunciarle al mundo que muy pronto Honduras será la segunda salida del Pacífico al Atlántico, hubiera captado la atención mundial. Porque esta es la forma que Honduras puede obtener independencia económica; si el Canal de Panamá es una mina de oro para los panameños, el Canal Seco desde Amapala a Puerto Cortés sería una mina de plata para los hondureños. Esta discontinuidad en los grandes proyectos de Estado es lo que nos mantiene en el subdesarrollo.

Ir al escenario mundial que proporciona la ONU para desperdiciar valiosos minutos con una monserga que termina de distanciarnos del principal aliado que es EEUU, es de lo más absurdo. No hay sentido de visión de país en la Presidente, recurrir a la chocarrería ideológica para ganarse las palmaditas de los gobiernos de Cuba, Venezuela y Nicaragua no le sirve de nada a Honduras. Persistir en ese oscurantismo que no le permite a la Presidente Xiomara Castro separarse de la sombra de sus aliados ideológicos, agravará la crisis económica de los hondureños y en la medida que la situación siga empeorando cobrarán importancia estos desaciertos cruciales. Y esto es clave, porque no se puede construir un discurso que por lo menos transmita esperanzas a nuestra población sobre la base de renunciar a la realidad económica, despreciando un gran apoyo que nunca antes había ofrecido a otro gobierno hondureño el aliado tradicional.

El discurso de la Presidente Xiomara Castro en la ONU, infortunadamente es el mensaje obsesionado por alimentar impulsos tóxicos y pasiones autodestructivas. Internamente para Honduras este tipo de discurso termina de provocar una fractura total de la sociedad hondureña entre partidarios y adversarios del partido gobernante.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy miércoles 21 de septiembre de 2022.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




buy windows 11 pro test ediyorum