Llegan familias deportadas a Palmerola

agosto 11, 2014

Una delegación del Gobierno de Honduras encabezada por la primera dama, Ana García, recibió hoy a 25 hondureños, 14 de ellos menores de edad, que fueron expulsados por EE.UU., con lo que ya suman 201 los retornados de esa forma en el último mes.
Los deportados, 11 madres y 14 menores, arribaron a la base aérea Enrique Soto Cano, en el central departamento de Comayagua, a la 1:00 de la tarde afirmó el portavoz del estatal Comisionado de los Derechos Humanos, Julio Velásquez.
Los repatriados fueron recibidos por la primera dama, el Comisionado de los Derechos Humanos, Roberto Herrera, la vicecanciller hondureña, Diana Valladares, y la titular de la Dirección de la Niñez, Adolescencia y Familia, Lolis Salas.
«Es difícil cuando toca recibir estas familias, cuando toca ver esas lágrimas, sentir la desesperanza de ellos y sentir la tristeza de no haber alcanzado los sueños que se habían planteado, las dificultades que enfrentaron desde que decidieron salir de nuestro país», subrayó García en declaraciones a periodistas.
La primera dama llamó a los hondureños «a ser solidarios» con los compatriotas deportados por autoridades migratorias estadounidenses.
«Es importante que como pueblo hondureño que somos solidarios, somos amigos, sepamos dar la mano, falta que las familias tengan la oportunidad acá (en el país)», enfatizó la esposa del presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández.
El vuelo de este lunes es el cuarto en el que retornan menores acompañados de familiares a Honduras deportados de EE.UU. donde, según las autoridades locales, viven más de un millón de hondureños, entre residentes legales e indocumentados.
A los repatriados se les brinda atención médica y psicológica, así como pasajes para que regresen a sus lugares de origen, según las autoridades hondureñas.
También son incorporados a los diferentes programas sociales que impulsa el Gobierno de Hernández, mientras los menores son reinsertados en escuelas y familias.
Unos 90 niños no acompañados cruzan diariamente la frontera suroeste de Estados Unidos y ya suman más de 57.000 los niños detenidos en los últimos meses tras entrar a este país de manera ilegal, según datos del Gobierno estadounidense.



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *