Liberación de tortugas golfinas una experiencia extraordinaria en el Distrito del Sol

febrero 26, 2021

Honduras

Disfrutar de los atardeceres más hermosos de Honduras, dar un paseo por los extensos manglares, contemplar su naturaleza, saborear su exquisita gastronomía a base de mariscos, disfrutar de las playas junto a la familia o amistades y además ayudar a la preservación de una especie única en el mundo como es la tortuga golfina, es uno de las muchos atractivos que ofrece el Distrito del Sol localizado en el sur de Honduras.



La liberación de la tortuga golfina, es una actividad que ha tomado mucho auge últimamente, muchas personas viajan hasta las playas del municipio de Marcovia en Choluteca, donde también se encuentra el Centro de Conservación e Investigación de la Tortuga Marina para ser parte de esta experiencia única.

Cada año a principio de septiembre, el sur de Honduras es testigo de la llegada de cientos de tortugas que llegan al golfo de Fonseca a las playas de Boca de Río Viejo, Cedeño, Carretales, Punta Condega y Punta Ratón, siendo este último el lugar en donde mayor cantidad de tortugas han llegado para desovar. En su breve visita, a las playas de la región, cada una de ellas deja entre 80 y 120 huevos que 45 días más tarde eclosionarán.

La tortuga golfina se ha convertido en un símbolo de identidad de las comunidades costeras del sur de Honduras y su protección se ha hecho indispensable para intentar revertir el proceso de extinción.

Para esto, los habitantes de El Venado, Punta Condega, Punta Ratón, Cedeño, Boca del Río y comunidades situadas en el municipio de Marcovia, Choluteca, se organizan en auténticas brigadas para patrullar las playas y recoger los huevos que las tortugas abandonan a su suerte, trasladándolos a unos viveros que vigilan 24 horas al día a la espera de que nazcan las nuevas tortugas del golfo.

Además de vigilar los nidos, se aprende sobre las tortugas y cuando alcanzan el tamaña necesario se realiza la liberación en el mar a orillas del Golfo de Fonseca, los que participan de esta actividad pueden incluso ayudar a las crías a llegar al mar, una experiencia extraordinaria, que también nuestros vecinos de El Salvador y Nicaragua pueden disfrutar de esta fantástica oportunidad de hacer algo positivo como turista.

El Centro de Investigación y Protección de la Tortuga Golfina tiene la gran meta de convertirse en un proyecto autosustentable que genere los suficientes ingresos para seguir ofreciendo los servicios actuales y mejorarlos en un futuro próximo por lo que pone a disposición de los voluntarios participar de actividades ambientales que se realizan en la época de la tortuga.

De igual manera ofrece habitaciones, cabañas y zonas donde acampar y alimentación para las personas que deseen pasar una noche recolectando huevos o siendo parte de la liberación de las tortugas neonatas.
Una experiencia inolvidable de vida en comunidad y contacto directo con la naturaleza, perfecta para los amantes de la conservación del medioambiente.

Este tipo de experiencias pone a la región del Golfo de Fonseca a la vanguardia del turismo sostenible con la preservación de esta especie.

Solo el 2019 se pudieron liberar 900 crías de tortuga golfina, sumando hasta la actualidad más de 400 mil tortuguitas liberadas como resultado de esta actividad.

Honduras posee innumerables lugares que te harán vivir experiencias inolvidables, y que estarán esperando tu regreso, atrévete a descubrirlos de nuevo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *