Leipzig gana al Tottenham y jugará por primera vez cuartos de Champions

marzo 10, 2020

José Mourinho, ganador de la Liga de Campeones en 2004 y 2010, perdió la batalla generacional con el prodigio de los banquillos Julian Nagelsmann

 

Inglaterra



El Leipzig no dio opción al Tottenham, vigente subcampeón europeo, ante el que se impuso en su estadio por 3-0 en la vuelta de octavos de la Champions, por lo que se clasificó por primera vez a cuartos, tras haber ganado por 1-0 en la ida.

Muy superior, el Leipzig dejó las cosas claras con dos goles de su capitán, el austriaco Marcel Sabitzer (10 y 22), que ponían la eliminatoria imposible para los Spurs de José Mourinho. En la recta final Emil Forsberg, que acababa de entrar por el doble goleador, hizo el definitivo 3-0 (87).

El aclamado entrenador portugués, de 57 años y ganador de la Liga de Campeones en 2004 con el Oporto y en 2010 con el Inter, perdió la batalla generacional con el prodigio de los banquillos Julian Nagelsmann, en cuartos de la Champions a sus 32 años.

En los dos primeros goles el Leipzig se aprovechó de la ineficacia defensiva del Tottenham. En el primero, tras un remate de Timo Werner, el propio internacional alemán cedió para Sabitzer, que acertó con un disparo cruzado que dobló las manos del arquero Hugo Lloris.

Tras un gol anulado por fuera de juego a Werner, el Leipzig continuó con su festival y logró el segundo.

En un cambio de juego el marfileño Serge Aurier no acertó a despejar de cabeza y el español Angeliño, un puñal por la izquierda, sirvió para que Sabitzer apareciera en el primer palo y marcara de cabeza ante un Lloris de nuevo demasiado blando. Fue su cuarto tanto en la actual Champions.

El partido se fue a los vestuarios con el Tottenham necesitado de un milagro, tres goles, para volver a cuartos. Pero sin su capitán y líder ofensivo Harry Kane, ni tampoco el explosivo coreano Son Heung-min, no dispuso ni siquiera de ocasiones claras.

Incluso el Leipzig tuvo tiempo para lograr el tercero, en un remate dentro del área de Forsberg tras un centro del incansable Angeliño.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *